Sucesos

El escándalo de «traición» que sacude a la Masonería en Cuba

1.276 views
El escándalo de «traición» que sacude a la Masonería en Cuba

El Supremo Consejo del Grado 33 para Cuba, decretó la expulsión del Gran Maestro de la Gran Logia de la Isla, Mario Alberto Urquía Carreño, en lo que constituye un suceso sin precedentes en el país.

Redacción | Primer Informe

El Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba, una de las dos potencias que rigen la Masonería en la Isla, decretó la expulsión del Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, Mario Alberto Urquía Carreño, en lo que constituye un suceso sin precedentes en el país y responde al robo de 19.000 dólares de su oficina el pasado 5 de enero.

“Decretamos la Expulsión del Rito, del Gran Inspector General de la Orden Mario Alberto Urquía Carreño, 33, dada las graves conductas analizadas, que son clara muestra de traición al faltar al juramento y lealtad prestado a los principios fundamentales de este Supremo Consejo”, sostiene el Decreto 009/2024, al que tuvo acceso CubaNet.

En el documento, que fue firmado por el Soberano Gran Comendador José Ramón Viñas Alonso, consta que la sanción se aprobó el 25 de enero del mes en curso por votación unánime de la Alta Cámara, la cual determinó que la conducta del Gran Maestro era “punible e intencional, produciendo un cisma masónico de gran envergadura en el territorio nacional, el cual pone en peligro el correcto funcionamiento del Supremo Consejo y del Tratado de Amistad y Mutuo Reconocimiento”.

La Alta Cámara del Rito Escocés es la estructura jerárquica más alta que tiene el Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba.

LEA TAMBIÉN: Dictadura castrista persigue e interroga a líder de la masonería cubana

El documento sostiene que no fue del agrado de Mario Urquía la notificación a la comunidad masónica de lo sucedido, pues era su intención mantenerlo en silencio e incluso solo informó a las autoridades por exigencia del Patronato del Asilo Nacional Masónico “Llansó”, y al Soberano, presidente del Patronato, después que este le pidiera una suma de ese dinero para comprar comida para los ancianos del asilo. Urquía pedía un tiempo para reponer el dinero. Sin embargo, el Soberano sostuvo que no sería partícipe del encubrimiento del delito.

Desde entonces, según se relata en el decreto citado, “no han sido pocos los ataques que desde su posición de Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba comenzó a realizar contra el Supremo Consejo del Grado 33º para la República de Cuba, desvirtuando maliciosa y reiteradamente no solo la atención del tema principal sino también la narrativa de los hechos de manera pública; mintiendo en más de una ocasión a la persona del Muy Poderoso Soberano Gran Comendador del Grado 33º para la República de Cuba en cuanto a la forma y manera en que sucedieran los hechos, el posterior descubrimiento, y sus reales intenciones”, incluso “injuriando contra la figura” del Soberano.

Ante el escándalo generado por las circunstancias del robo, gran parte de los funcionarios de la Gran Logia solicitaron la renuncia del Gran Maestro por su actitud vergonzosa, por “minar nuestra credibilidad” y “para salvar lo más que sea posible” de la Orden Masónica en la Isla.

Sin embargo, la respuesta de Urquía Carreño fue enviarlos a todos a ser juzgados por la Corte Suprema de Justicia Masónica de la Gran Logia de Cuba; también dispuso que fuera enjuiciado el Soberano Gran Comendador y Presidente del Patronato, José Ramón Viñas Alonso.

“Este episodio marcado de intenciones totalmente contrapuestas a las relaciones que se sustentan en el Tratado de Amistad y Mutuo Reconocimiento entre ambas potencias es un elemento fehaciente de traición al faltar al juramento y lealtad prestado a los principios fundamentales de este Supremo Consejo produciendo un cisma masónico de gran envergadura en el territorio nacional el cual pone en peligro el correcto funcionamiento del mismo”, refiere el documento.

De igual forma, se cuestiona la actitud del Gran Maestro, quien “ha establecido un ataque campal y visceral contra el Supremo Consejo al que él mismo pertenece” y “en su afán de debilitar al mismo, ha cortado toda posibilidad de entendimiento entre los dos Cuerpos masónicos existentes y reconocidos en la República de Cuba”.

Según sostiene el documento, el Supremo Consejo ha tratado de zanjar estas diferencias con el Gran Maestro pero, en cambio, este ha sostenido su embestida.

De esta manera, el Gran Maestro estaría operando, consciente o inconscientemente, a favor de los intereses de la Seguridad del Estado pues la expulsión del Soberano Gran Comendador, José Ramón Viñas, ha sido un objetivo primordial desde que este se pusiera del lado del pueblo tras la represión desatada por el régimen el 11 de julio de 2021.

Lea el artículo completo de Cubanet, haciendo click aquí.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Cuba o similares.
Últimas Noticias: