Reportaje

Hijo de Daniel Ortega busca acercamientos con la administración Biden

331 Vistas
Hijo de Daniel Ortega busca acercamientos con la administración Biden

Las sanciones destinadas a frustrar las acciones dictatoriales de Ortega han golpeado duramente a su familia y su círculo íntimo. Se espera que la situación empeore a medida que las sanciones golpean a su aliado Rusia.

Redacción | The New York Times

La familia gobernante de Nicaragua ha resistido en gran medida las sanciones impuestas por Estados Unidos en los últimos años. Sin embargo, los Ortega podrían estar tomando otro rumbo.

Poco después de la invasión rusa de Ucrania, el hijo más destacado del presidente autocrático de Nicaragua, Daniel Ortega, se acercó silenciosamente a Washington para reiniciar el diálogo. La información la suministraron funcionarios y diplomáticos familiarizados con el caso a The New York Times (NYT). Los movimientos ocurrieron mientras la administración Biden imponía sanciones contra Moscú, uno de los pocos aliados restantes de la nación centroamericana.

El tema clave del acercamiento del hijo de Ortega a funcionarios estadounidenses, es el alivio de sanciones para la familia Ortega.

El meteórico ascenso del hijo, Laureano Ortega, ha ayudado a la familia a consolidarse en el poder. Ahora maneja las relaciones más importantes de Nicaragua, forjando acuerdos internacionales y energéticos históricos con diplomáticos chinos y rusos de alto nivel.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de EEUU fue enviado a Managua para reunirse con Laureano Ortega en marzo. Sin embargo la reunión nunca se llevó a cabo porque los Ortega aparentemente se acobardaron. Ortega, de 40 años, es visto como el hijo predilecto para suceder a su padre, de 76 años que, según se dice, tiene problemas de salud.

A pesar de las frecuentes denuncias de Daniel Ortega a Washington, la economía de Nicaragua depende en gran medida de Estados Unidos, su mayor socio comercial por mucho. Rusia, Venezuela y Cuba, los aliados incondicionales de Ortega, no figuran en la lista de los cinco principales socios comerciales de Nicaragua.

Pero las sanciones destinadas a frustrar las tendencias dictatoriales de Ortega han golpeado duramente a la familia y su círculo íntimo. Los principales generales y varios de los hijos del presidente, incluido Laureano, han sido sancionados por Washington, sus empresas incluidas en la lista negra y acusadas de lavar dinero para el régimen.

Washington tomó la naturaleza de alto nivel de la propuesta como una señal de que las autocracias de América Latina pueden estar reconsiderando su alianza con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ya que el ejército de su país está empantanado en Ucrania y su economía devastada por las sanciones.

LEA TAMBIÉN: EEUU alerta que Rusia exportaría la guerra hasta Latinoamérica

El interés anti ruso de Biden

El gobierno de Biden espera hacer avances con los socios latinoamericanos de Putin presentando a Rusia como una potencia en declive con poco que ofrecer.

El 5 de marzo, poco después de la invasión de Rusia, altos funcionarios estadounidenses volaron a Venezuela para conversar, las negociaciones de más alto nivel entre los países en años. Esas conversaciones aseguraron la liberación de dos estadounidenses encarcelados, mientras que el presidente Nicolás Maduro de Venezuela señaló su voluntad de aumentar la producción de petróleo de su país si se prohibieran las exportaciones de petróleo ruso.

Estados Unidos se apresuró a prohibir el petróleo ruso, y la Unión Europea está ahora a punto de imponer su propio embargo.

El régimen gobernante de Nicaragua se encuentra en un estado financiero precario.

“Rusia no puede darles dinero ahora y la billetera venezolana está cerrada”, dijo Arturo McFields, exembajador de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos, quien renunció en marzo para protestar por el régimen dictatorial de Ortega.

Alivio económico

McFields dijo que fue informado sobre el acercamiento de Nicaragua a Washington antes de renunciar. Agregó que la familia Ortega y su círculo íntimo estaban tambaleándose bajo las sanciones estadounidenses.

Los hijos del presidente no pueden vivir la vida cómoda a la que se han acostumbrado. Mientras tanto el dinero necesario para pagar a los paramilitares progubernamentales o expandir la fuerza policial para manejar la creciente disidencia se reduce cada mes.

Con Rusia y Venezuela sufriendo sus propias sanciones, Nicaragua no tiene adónde acudir en busca de alivio económico, dijo McFields.

Hablando de los Ortega, dijo que “la familia necesita dinero para mantener contentos a sus compinches, a la policía y a sus paramilitares porque no tienen nada que ofrecer más que represión”. Agregó: “Pero saben que eso no es bueno porque están creando un crisol para otro abril de 2018”, una referencia a las protestas masivas contra el gobierno de Ortega que fueron reprimidas violentamente por la policía y los grupos paramilitares progubernamentales.

La vieja guardia

Laureano Ortega tenía como objetivo asegurar el alivio de las sanciones para la familia Ortega y su círculo íntimo a cambio de la liberación de los presos políticos, una prioridad para la administración Biden, según funcionarios estadounidenses con conocimiento de las conversaciones.

La vocera y vicepresidenta de Ortega, su esposa, Rosario Murillo, no respondió a las preguntas sobre las conversaciones, sino que envió correos electrónicos con consignas revolucionarias. En el pasado ha denunciado las sanciones como agresiones imperiales.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que no estaba claro si el acercamiento de Laureano Ortega se debió a los temores de que el creciente aislamiento de Rusia afectaría al régimen de Ortega, o si fue el subproducto de la disidencia interna entre la familia y la “vieja guardia”, los aliados del presidente de sus días sandinistas que actualmente sirven en su régimen.

A medida que la familia aumenta su control sobre el estado, los miembros de la vieja guardia están cada vez más en desacuerdo con la familia Ortega. Muchos se muestran incómodos con sus crecientes ambiciones dinásticas, y también se ven afectados por las sanciones de Washington, según el funcionario estadounidense y McFields.

“Una conclusión clave de este alcance es que las sanciones de EEUU a Nicaragua claramente tienen la atención de la familia”. Esto lo dijo Dan Restrepo, exasesor de seguridad nacional para América Latina durante la presidencia de Barack Obama. “Probablemente aún más a medida que Estados Unidos aumenta su régimen de sanciones contra Rusia. Esa combinación claramente está golpeando bastante fuerte cuando se trata de personas con información privilegiada del régimen”.

Si la familia Ortega está dispuesta a discutir la liberación de los presos políticos, Washington se comprometerá, agregó el funcionario del Departamento de Estado. De lo contrario, Washington se está preparando para ejercer una presión adicional sobre el régimen con más sanciones.

Laureano Ortega se acercó a Washington a través de un tercero, dijo el funcionario, pero se negó a hacer más comentarios. Según el NYT, otra persona familiarizada con las conversaciones dijo que Ortega se acercó al Departamento de Estado a través del embajador de Nicaragua en Washington, Francisco Obadiah Campbell Hooker.

El NYT lo contactó y Campbell lo negó. Agregó que no tenía conocimiento del asunto.

Tira y encoge

Laureano Ortega actualmente se desempeña como asesor presidencial en la gestión del comercio, la inversión y las relaciones internacionales de Nicaragua. El año pasado se reunió con el vicecanciller de China para firmar un acuerdo retirando el reconocimiento de Taiwán a Nicaragua. También firmó el primer acuerdo de cooperación nuclear con Rusia.

Restrepo dijo que el alcance de alto nivel reforzó “el enfoque de la administración de inclinarse hacia las sanciones para indicar que el camino antidemocrático a seguir es un callejón sin salida y solo se volverá más intenso”.

No está claro si Laureano Ortega o su esposa y primera dama, Rosario Murillo eventualmente reemplazarán a Ortega, según analistas y funcionarios estadounidenses. Murillo tiene más de 70 años y, si es elegida, puede ocupar la presidencia por un período antes de entregar las riendas a su hijo.

“Laureano no es lo suficientemente autónomo como para mover un dedo sin tener el pleno acuerdo tanto de Ortega como de Murillo”. Esto lo dijo Carlos Fernando Chamorro Barrios, un periodista nicaragüense que huyó el año pasado. Su huída fue apenas unos meses antes que su hermana, Cristiana Chamorro Barrios, candidata presidencial fuera encarcelada.

“Laureano es utilizado como mensajero de su madre y su padre. Esto es lo más alto posible”, dice el periodista Chamorro.

“El gobierno se ha convertido en un Frankenstein, se ha convertido en una dictadura familiar sin una ideología clara”, dijo McFields.

“Con el tiempo el gobierno ha demostrado que todo descansa en el modelo de familia y tu relación con él”, dijo. “Incluso la gente en el gobierno está cansada de la situación. Están cansados ​​de un régimen que parece no poder resolver nada a menos que sea a través de la represión”.

Con información de The New York Times.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Arturo McFields o similares.
Últimas Noticias: