Petróleo

Licencia a Chevron en Venezuela es reflejo de la confusa política energética de Biden

126 Vistas
Licencia a Chevron en Venezuela es reflejo de la confusa política energética de Biden

La decisión de Biden de suavizar las sanciones a Venezuela plantea nuevas preguntas de los productores estadounidenses sobre los esfuerzos continuos de la administración para obstaculizar la industria de EEUU.

Redacción | FORBES

Durante el fin de semana, el gobierno de Biden continuó con su costumbre de sembrar la confusión en lo que respecta a la política energética cuando el Departamento del Tesoro dijo que aliviaría las sanciones al régimen de Nicolás Maduro y le permitiría reanudar la producción de más crudo pesado propio. La medida también permitirá a una empresa estadounidense, Chevron, reanudar las operaciones comerciales en ese país y tratar de ayudar bajo una nueva licencia emitida por sólo 6 meses.

¿Qué ha hecho el régimen de Maduro, a menudo citado por atroces abusos de los derechos humanos por Human Rights Watch y otros grupos de vigilancia, para ganarse la suspensión de las sanciones de Estados Unidos a sus exportaciones de petróleo? El Departamento del Tesoro dice en un comunicado de prensa que «esta acción refleja la política de larga data de Estados Unidos de proporcionar un alivio de sanciones específicas basado en medidas concretas que alivian el sufrimiento del pueblo venezolano y apoyan la restauración de la democracia».

Según un informe de Brian Bushard en Forbes, «los funcionarios federales concedieron la licencia después de que el presidente venezolano Nicolás Maduro -que ha sido duramente criticado por abusos de los derechos humanos- acordara con los miembros del partido de la oposición un plan de gasto humanitario centrado en la educación, la salud pública, la seguridad alimentaria y los programas de electricidad, y para continuar negociando en torno a los esfuerzos para celebrar elecciones libres y justas en 2024».

Cualquiera que sea la razón detrás de la decisión de Estados Unidos de suspender algunas sanciones dirigidas al régimen de Maduro, no está claro qué progreso podría hacer Chevron en términos de reiniciar y restaurar sus operaciones y producción en Venezuela en un plazo de sólo seis meses. El director ejecutivo de Chevron, Mike Wirth, dijo a principios de este año a Bloomberg TV que su compañía necesitaría «años» para reacondicionar y reiniciar sus campos petroleros inactivos en el país y que un aflojamiento de las sanciones «no sería un impacto instantáneo» en la producción de petróleo.

Chevron también necesitaría la ayuda de empresas de servicios petroleros para volver a poner en marcha sus operaciones. Aunque la licencia parece permitirlo, reiniciar sus propias operaciones en medio de tanta incertidumbre sobre la capacidad de hacer negocios a largo plazo representaría un riesgo financiero significativo para esas empresas.

En un breve comunicado, Chevron reiteró su compromiso de continuar con sus operaciones en Venezuela, añadiendo: «La emisión de la Licencia General No. 41 significa que Chevron puede ahora comercializar el petróleo que se produce actualmente en los activos de la empresa conjunta. Estamos decididos a mantener una presencia constructiva en el país y a seguir apoyando los programas de inversión social destinados a proporcionar ayuda humanitaria.»

LEA TAMBIÉN: Licencia a Chevron no garantiza llegada de más petróleo venezolano a los mercados

Incoherencias de Biden

En su primer día en el cargo, el presidente Joe Biden envió un mensaje totalmente contrario sobre la producción de petróleo pesado, esta vez procedente de Canadá. Ese día, Biden decidió cancelar de un plumazo el permiso transfronterizo para el tramo norte del oleoducto Keystone XL de TC Energy. La decisión no se tomó porque se hubiera descubierto que TC Energy o sus socios habían infringido la legislación o la normativa estadounidense sobre oleoductos; no se había producido tal hallazgo.

Por el contrario, la decisión de cancelar el oleoducto, que ya estaba a medio terminar, y los miles de millones de dólares de inversión ya invertidos, se tomó, según Biden y sus propios portavoces en ese momento, para enviar un mensaje de que el grado pesado de petróleo crudo que el oleoducto estaba diseñado para traer desde Canadá era de alguna manera más contaminante y menos deseable que otros grados de petróleo para su uso en los Estados Unidos. Ese era el argumento que se había esgrimido contra el proyecto desde principios del primer mandato del gobierno de Obama, en el que Biden era vicepresidente.

No importaba que el gobierno de Alberta planeara seguir produciendo su crudo pesado a partir de sus enormes formaciones de arenas bituminosas, y seguir enviando gran parte de él a Estados Unidos mediante camiones y vagones de ferrocarril más contaminantes y menos seguros. Y no importa que la mayor parte de la capacidad de refinado de Estados Unidos se haya creado para procesar crudos más pesados, muchos de los cuales deben importarse al país desde otras naciones exportadoras debido a la falta de producción nacional. Biden se centró en enviar un mensaje a los partidarios de su campaña y a la industria estadounidense del petróleo y el gas: Los días de libertad de perforación de la administración Trump estaban llegando a su fin, y también lo harían los oleoductos necesarios para transportar el petróleo que producían.

La decisión de Biden de suavizar las sanciones a Venezuela planteó ahora nuevas preguntas de los productores estadounidenses sobre los esfuerzos continuos de la administración para obstaculizar la industria nacional de Estados Unidos. Hace tan sólo unas semanas, el presidente fue sorprendido en un micrófono en directo asegurando a sus partidarios en una recaudación de fondos que «no más perforaciones» en tierras y aguas federales sería la dirección política actual de su presidencia.

«La Administración considera que algunos hidrocarburos son buenos y otros malos», me dijo Tim Stewart, presidente de la Asociación de Petróleo y Gas de Estados Unidos. «El crudo pesado venezolano es bueno, pero el canadiense es malo. Invertir en el yacimiento de Boscan, en Venezuela, está bien, pero invertir en Williston, Dakota del Norte, o en la costa del Golfo, no. Es una política energética analfabeta».

Lo que todo esto representa hoy es una continuación del estado crónico de confusión dentro de la administración Biden cuando se trata de la política energética, especialmente en lo que se refiere al petróleo y al gas natural. Lamentablemente, no hay indicios de que esto vaya a terminar en el horizonte.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de administración Biden o similares.
Últimas Noticias: