Petróleo

INFORME: Así cayó un gigante petrolero debido a la crisis chavista

633 Vistas
INFORME: Así cayó un gigante petrolero debido a la crisis chavista

Durante mucho tiempo, las plataformas petroleras han sido saqueadas de cualquier objeto de valor, incluidos grifos y válvulas que controlan el flujo de petróleo y gas.

Redacción | MENAFN – AFP

Fugas, tuberías oxidadas, piezas de equipos rotos esparcidos y escaleras que no conducen a ninguna parte: el campo petrolero del lago de Maracaibo es una metáfora de la otrora floreciente industria petrolera de Venezuela, que ahora está de rodillas.

Hace más de un siglo, la cuenca de Maracaibo, en el noroeste del estado de Zulia, fue la cuna de un negocio que transformó al país en uno de los 10 mayores productores de petróleo del mundo y en un peso pesado de la economía latinoamericana.

Para 2008, el país producía 3,2 millones de barriles de petróleo por día.

13 años después, solo puede reunir de 500.000 a un millón de barriles por día en medio de una crisis económica marcada por años de recesión e hiperinflación. El producto interno bruto per cápita de Venezuela ahora es similar al de Haití.

A pesar de contar con las reservas de petróleo comprobadas más grandes del mundo, el país lucha contra la escasez de combustible y los apagones frecuentes, y en un momento incluso tuvo que importar combustible de Irán.

La cuenca de Maracaibo fue una vez una ráfaga de actividad petrolera, con un halo de luz sobre el complejo visible por la noche desde una distancia considerable.

Hoy, es un pantano húmedo que apesta a aceite de tuberías con fugas que flotan en el agua.

Casi nadie se arriesga a ir a esa zona «por miedo a una explosión por los gases», dijo a la AFP un pescador que pidió no ser identificado.

Durante mucho tiempo, las plataformas petroleras han sido saqueadas de cualquier objeto de valor, incluidos grifos y válvulas que controlan el flujo de petróleo y gas.

LEA TAMBIÉN: Mafias de la gasolina ocasionaron incendio en tubería de PDVSA

Familias separadas

Es un cambio radical con respecto a la próspera década de 1970, cuando se nacionalizó la industria petrolera de Venezuela, lo que otorgó el monopolio a la estatal PDVSA.

Eso duró hasta la década de 1990 cuando la industria se abrió al capital privado.

Pero tras la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999, ordenó a todas las empresas petroleras privadas fusionarse con PDVSA e hizo de la institución estatal el accionista mayoritario.

A partir de ese momento, la industria se vio afectada por la corrupción, la mala toma de decisiones, problemas con el mantenimiento y el envejecimiento de los equipos, y sanciones financieras posteriores.

Muchos analistas creen que el momento clave en el declive de la industria se produjo a principios de la década de 2000 cuando Chávez, quien murió en 2013 cuando aún era presidente, se vio envuelto en una batalla prolongada con los ejecutivos de PDVSA.

El choque resultó en una huelga paralizante de diciembre de 2002 a marzo de 2003, durante la cual la producción cayó a un mínimo histórico de sólo 25.000 barriles por día.

Al criticar el «sabotaje» de la producción petrolera de Venezuela, Chávez despidió a la mayor parte de la gerencia de PDVSA y a miles de empleados, reemplazándolos con personas «fieles a la revolución» que a menudo carecían de la experiencia necesaria.

La producción se recuperó después de la huelga, pero en 2009 también se nacionalizaron 70 empresas involucradas en la cadena de suministro.

Esto resultó en «falta de mantenimiento y falta de motivación entre los empleados», cuyos salarios se desplomaron, dijo un ex empleado identificado aquí como Carlos (su nombre ha sido cambiado para proteger su anonimato).

Había comenzado a trabajar en PDVSA a principios de la década de 2000, cuando solo tenía 18 años.

Pero cuando la antigua «fuente de ingresos» para el gobierno de Venezuela atravesó tiempos difíciles, también lo hicieron sus empleados.

«Muchas mujeres dejaron a sus maridos porque ya no trabajaban para PDVSA. Las familias se separaron. Ya no ganaba lo suficiente», dijo Carlos, quien culpó de su propio divorcio a la pérdida de ingresos.

Para entonces, la mitad de los pozos petroleros del país estaban paralizados.

Caldo de cultivo para la corrupción

En 2013, la crisis se profundizó cuando los subcontratistas dejaron de trabajar debido a facturas impagas.

Los empleados ociosos comenzaron a pasar sus días «pescando para alimentarse» ya que las provisiones nunca llegaban a los trabajadores en las plataformas, relató María, quien trabajaba para la empresa en ese momento y todavía lo hace (su nombre ha sido cambiado para esta historia).

La politización en PDVSA había llegado a un punto álgido: incluso los protectores de pantalla de las computadoras de la empresa usaban imágenes de Chávez y, más tarde, de su sucesor, Nicolás Maduro.

«Contratar gente en base a su política afectó mucho la producción… nos deshicimos de la gente con experiencia y desapareció cualquier apariencia de meritocracia», dijo María, quien pidió a la AFP que no explicara el trabajo que desempeña para PDVSA.

También creó un «caldo de cultivo para la corrupción», con malversación al más alto nivel, agregó.

En 2017, las autoridades lanzaron una gran operación contra la corrupción dentro de PDVSA, investigando a exgerentes, incluido el expresidente de la empresa, Rafael Ramírez.

“Se apoderan de los recursos públicos y buscan ilegalmente legalizar la capital”, dijo en ese momento el fiscal general Tarek William Saab.

Ramírez, ahora en autoexilio en Italia, dijo que las acusaciones en su contra tienen una motivación política.

Varios testigos con conocimiento directo de la situación, incluida María, dijeron que los vehículos de PDVSA se destinaron a uso privado, los fondos de la empresa se usaron para compras personales, e incluso se robaron televisores y computadoras.

Pero eso no era nada nuevo.

En manos de Dios

“Hay corrupción vieja y corrupción nueva”, dijo Carlos Mendoza Pottella, profesor de economía petrolera en la Universidad Central de Venezuela en Caracas, y agregó que las compras irregulares y las prácticas ilícitas ya ocurrían en la década de 1980.

Con PDVSA en fuerte declive, algunos empleados abandonaron el barco y encontraron trabajo como taxistas o en supermercados, mientras que ingenieros y geólogos huyeron al extranjero en busca de oportunidades.

María se quedó, sin embargo, y trabaja dos veces por semana por apenas 60 bolívares (menos de $15) al mes y sin beneficios. Antes tenía un buen salario y cobertura médica.

«Estamos en las manos de Dios ahora», dijo.

“Ningún empleado petrolero puede vivir de su salario de PDVSA”, dijo María, excepto los empleados de “empresas mixtas”, empresas conjuntas con firmas chinas o rusas.

LEA TAMBIÉN: Mafias chavistas de la gasolina estarían detrás de grave accidente petrolero en Venezuela

Locales pagan el precio

Venezuela culpa a las sanciones de EEUU por sus dificultades, pero esas medidas punitivas solo comenzaron en 2014, mucho después de que se desató la podredumbre.

Cuando Donald Trump intensificó las sanciones contra Venezuela cuando asumió el cargo en 2017, la industria petrolera del país ya estaba de rodillas, aunque ciertamente han hecho las cosas aún más difíciles.

Alguna vez el principal cliente de petróleo crudo de Venezuela, Estados Unidos hoy obstaculiza incluso la importación de repuestos necesarios para las refinerías, mientras avanza para destripar al gobierno de Maduro, al que ya no reconoce.

Roy, un pescador de 30 años que solo dio su nombre de pila, recuerda lo impresionado que quedó con el complejo en el lago de Maracaibo.

Ahora, la instalación abandonada no hace más que contaminar el agua, y ocasionalmente sale crudo de las plataformas en ruinas.

«Un día, vi que el petróleo salía disparado a 70 metros de altura. Pensé que era agua, pero era petróleo», dijo Roy.

Algunas áreas del lago de Maracaibo se conocen como «zonas muertas» porque las manchas de petróleo, visibles en las imágenes de satélite de la NASA, las han privado de oxígeno.

Los residentes locales son los más afectados por el desastre ambiental.

«Las mareas negras te impiden trabajar», dijo Roy, quien agregó que una vez perdió 100 kilogramos (220 libras) de cangrejos arruinados por el crudo.

El fondo del lago está atravesado por «un revoltijo de tuberías y oleoductos que liberan petróleo que está acabando con la biodiversidad», dijo Mendoza Pottella.

Pero no es el único sitio problemático. Las fugas son comunes dondequiera que Venezuela perfore en busca de petróleo, aunque PDVSA rara vez las reconoce.

Contaminan todo

En las zonas petroleras del este de Venezuela, cerca de la ciudad de Maturín, los residentes dicen que los oleoductos agrietados pasan a través de fincas y propiedades privadas.

“Hay una fuga continua”, se quejó Eleazar González, quien cultiva plátanos y papayas en el pueblo de Los Pozos de Guannipa. «Contamina todo».

Esta semana, tres personas resultaron heridas en la explosión de un oleoducto al este del lago de Maracaibo en Naricual, no lejos de Maturín.

A pesar de los problemas crónicos, Maduro afirmó a principios de este mes que la producción había vuelto a subir hasta un millón de barriles por día y dijo que el objetivo era duplicar la cifra en 2022.

En el último año hubo un «pequeño repunte» en la actividad y PDVSA comenzó a pagar a sus subcontratistas, dijo a la AFP un empresario con décadas de experiencia en el sector bajo condición de anonimato.

En una era en la que el mundo busca alejarse de los combustibles fósiles, Maduro ha prometido romper la dependencia del país económicamente paralizado del llamado «oro negro».

«No vamos a depender más del petróleo», dijo, y pidió una mayor diversificación económica.

Este artículo fue publicado originalmente por MENAFN, con el título ‘Venezuela: the decline of an oil giant in crisis‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de chavismo o similares.
Últimas Noticias: