Países

Así fue la invasión de los garimpeiros brasileños a un territorio amazónico yanomami en Venezuela

411 Vistas
Así fue la invasión de los garimpeiros brasileños a un territorio amazónico yanomami en Venezuela

No hay consenso sobre el número de garimpeiros brasileños que trabajan en el país vecino: la cifra varía entre 500 y 5.000, según la fuente.

Redacción | Primer Informe

Los mineros brasileños han cruzado la frontera para buscar oro en tierras venezolanas pertenecientes a los yanomami. En los últimos seis meses, UOL ha tenido acceso a vídeos, fotos, documentos inéditos y entrevistas con indígenas y expertos en medio ambiente que señalan el avance de trabajadores ilegales en al menos 100 comunidades de diferentes etnias de la Amazonía de Venezuela.

Para mantener el esquema, se pagan sobornos en oro al Ejército venezolano y a los disidentes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), según los informes a los que se tuvo acceso. Ante esto, el régimen de Nicolás Maduro no da ninguna declaración.

Según un informe de los miembros de la Policía Federal de Brasil, en el lado venezolano el crimen no puede ser combatido, a menos que los garimpeiros lleven el oro al lado brasileño. Pero para evitar ser sancionados por contrabando, algunos de los garimpeiros dejan las pepitas en Venezuela, las venden a otras personas y reciben el dinero en Brasil, en una operación conocida como dólar-cable.

LEA TAMBIÉN: Así llega el oro de sangre de Maduro a la industria tecnológica mundial

Drogas, muerte y oro en la «economía» criminal

No hay consenso sobre el número de garimpeiros brasileños que trabajan en el país vecino: la cifra varía entre 500 y 5.000, según la fuente. Los trabajadores actúan en más de un centenar de zonas de minería ilegal.

Tres indígenas entrevistados por el informe afirmaron que los mineros pagan 30 gramos de oro a los militares venezolanos por cada máquina instalada. Según la ONG SOS Orinoco, basada en testimonios de indígenas, actualmente hay 34 máquinas activas en siete sectores sólo en la Sierra de Parima.

La explotación del oro y la casiterita (mineral del que se extrae el estaño, un preciado metal utilizado en aparatos electrónicos) en el sur de Venezuela, conlleva pérdidas medioambientales y sociales vinculadas a una red criminal que incluye, además de soldados corruptos del ejército, milicias, «sicarios», mineros brasileños del oro y disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

«[Las disidencias de las] Farc son las que controlan la economía de todos los sectores. Así que ellos son los que controlan absolutamente todo con sobornos», dijo Romel Guzanama, de 39 años, un líder indígena que vive en Puerto Ayacucho y un opositor al presidente Nicolás Maduro.

En 2017, las FARC dejaron las armas y entraron oficialmente en la política, con el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, también llamado Comunes. Gabriel Angél, miembro de la dirección del partido, negó a UOL cualquier relación con los disidentes. «Incluso somos considerados enemigos por una buena parte de sus mandos», dijo.

Los ex guerrilleros operan en al menos dos frentes: el cobro de sobornos a los mineros de oro brasileños y la colaboración con el narcotráfico, según el policía federal Christian Vianna, doctor en Relaciones Internacionales por la PUC de Minas. «Es una relación en la que todos ganan. Si [el garimpeiro] tuviera que pagar por los derechos mineros, tendría que pagar. No paga nada [por ello]. Pero no es el Estado el que le cobra [sobornos], sino las FARC o el ELN», dijo, refiriéndose al Ejército de Liberación Nacional, otro grupo guerrillero que opera en la región.

Matanzas y abusos

El rastro de sangre ya es evidente. El 20 de marzo, cuatro indígenas yanomami fueron asesinados por el ejército venezolano. Según la directora de la ONG SOS Orinoco, Cristina Burelli, el conflicto estaba motivado por la señal de Internet, pero en su raíz estaba el pago de sobornos en oro no entregados a los militares.

El fiscal Vladimir Aras, ex jefe del área internacional de la Fiscalía General y profesor de derecho penal en la Universidad Federal de Bahía, dice que se pueden combatir los delitos cometidos por brasileños en el país vecino incluso sin la ayuda del gobierno venezolano. Esto es posible porque hay acuerdos multilaterales firmados por Brasil.

«Si un excavador brasileño comete corrupción de funcionarios públicos venezolanos, este brasileño, estando en Brasil, puede ser procesado aquí por el delito cometido allí», dijo Aras.

Un ejemplo ocurrió en mayo. Los garimpeiros que asesinaron a policías e intentaron matar a otras 22 personas en la Guayana Francesa fueron condenados en Brasil. Uno de ellos recibió 130 años de prisión.

Helicóptero brasileño

Imágenes obtenidas por UOL muestran la acción de los garimpeiros cerca de la Sierra de Parima, zona yanomami venezolana, en las fuentes del río Orinoco, con helicópteros registrados en Brasil. También hay informes de garimpeiros que salen de Brasil en otras zonas del sur de Venezuela.

Uno de los aviones era un Robinson R44-II, con capacidad para tres pasajeros. Su propietario, el empresario de la construcción José Kilson Sousa, es el dueño desde junio de 2021.

Por teléfono, dijo que había alquilado el helicóptero a «una empresa». Preguntado por el hecho de que la aeronave estuviera en una zona yanomami venezolana, Kilson dijo que se había incumplido el plan de vuelo.

«Fue alquilado, en realidad a mi nombre. La gente de allí, fue a hacer eso, no me dijeron que era eso. Me dijeron que el plan de vuelo no era ese. Lo hicieron sin mi consentimiento», dijo Kilson Sousa, propietario del helicóptero.

Helicóptero brasilero manejado por grupo de garimpeiros en territorio indígena de Venezuela. Foto UOL.

Residente en Boa Vista, Kilson dijo que demandó a la empresa que le alquiló el helicóptero y que, a día de hoy, la aeronave está fuera de servicio porque acabó destruida en otro viaje. Los registros de la Anac (Agencia Nacional de Aviación Civil) informan que la aeronave tiene prohibido operar como taxi aéreo, con el certificado de aeronavegabilidad cancelado desde 2016.

Destrucción ambiental

La criminalidad no es el único problema causado por la minería ilegal. De forma similar a lo que ocurre en Brasil, la invasión de mineros ha provocado la destrucción del medio ambiente en la Amazonia venezolana. La actividad causa la deforestación y la contaminación de los ríos, según denuncian los indígenas venezolanos.

«Están destruyendo la biodiversidad, matando todo lo que hay, el agua, la tierra, contaminando, quemando toda la selva amazónica. No hay control», dijo Romel Guzanama, líder indígena y diputado venezolano.

UOL entrevistó a los yanomamis que viven en la región de Serra de Parima. Bajo anonimato, hablaron del aumento de brasileños en la región en los últimos dos años, aunque la presencia de mineros brasileños se da desde al menos 1993.

Júlio (nombre ficticio), de 33 años, y dos de sus amigos trabajan como agricultores en la comunidad de Parima B. Los tres contaron que están preocupados por el vertido de mercurio en los ríos. «¿Dónde vamos a comer pescado si lo contaminan todo?», dijo Júlio, por videoconferencia.

Todavía en el lado brasileño, el vicepresidente de la asociación Hutukara Yanomami, Dario Kopenawa, cuenta con 600 denuncias realizadas. «Hay que detener a las personas que extraen otra en la tierra de los yanomami», dijo. «Están cometiendo un delito medioambiental, entrando en territorio demarcado, destruyendo el medio ambiente. Hay que cumplir la ley».

La marginalización del garimpeiro

A pesar de las informaciones sobre el aumento de excavadores brasileños en Venezuela, la presidenta de Agirr (Asociación de Garimpeiros Independientes de Roraima), Isa Carine Farias, niega que esto esté ocurriendo. «Nadie va a dejar su país para ser maltratado en la tierra de otro», dijo.

Hija de garimpeiros, esta mujer de 33 años afirma que en la actualidad ocurre justo lo contrario. «La alimentación y la logística se vuelven imposibles. Al contrario, están emigrando aquí por la crisis alimentaria de allí y trayendo a sus familias».

Carine no pudo decir cuántos trabajadores trabajan ilegalmente en zonas venezolanas, pero estimó que hay entre 28.000 y 30.000 trabajadores mineros en Roraima, la mayoría trabajando en zonas ilegales.

«Lo que intentan marginar es a los mineros de las zonas no liberadas, de las zonas indígenas», dijo Isa Carine, presidente de la asociación de garimpeiros.

Con información de UOL.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Brasil o similares.
Últimas Noticias: