Actualidad

Por qué Maduro preside una organización criminal que desestabiliza América Latina

7 Vistas
Por qué Maduro preside una organización criminal que desestabiliza América Latina

Venezuela es solo la parte más visible de una gran red de actores estatales y no estatales que actúan criminalmente. Entre los miembros de esta red: Daniel Ortega en Nicaragua, las FARC, el salvadoreño FMLN, el Partido Comunista de Chile, entre otros actores.

Douglas Farah/Caitlyn Yates * | IBI Consultants

El 14 de octubre de 2019, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció un alza de tarifas del cuatro por ciento para el metro de Santiago, de $1.12 a $1.16, apenas una medida draconiana. Sin embargo, el aumento de precios encendió de forma inmediata e inesperada las protestas en toda la capital de la nación, con cientos de usuarios de metro saltando torniquetes y negándose a reconocer el aumento propuesto. En los próximos días, alimentados por un aluvión constante de llamadas a la acción en las redes sociales, miles más se unieron a manifestaciones, algunas de las cuales se volvieron violentas. Al menos 78 estaciones de metro fueron dañadas o incendiadas, un grupo de manifestantes incendió un edificio de una empresa energética de gran altura en Santiago, y algunas protestas se convirtieron en escaramuzas con los carabineros (o fuerzas de seguridad) de Chile. Lo que comenzó como manifestaciones contra el alza de las tarifas evolucionó a protestas contra la desigualdad y pide la renuncia de Piñera. Para el 19 de octubre, menos de una semana después del anuncio, se declararon estados de emergencia en todo el país y las protestas esporádicas y descentralizadas continuaron hasta principios de marzo de 2020, cuando la pandemia COVID-19 obligó a los manifestantes a quedarse en casa.

Lo que sucedió en Chile no fue un incidente aislado. El fenómeno de las protestas sociales que se tornaron violentas y, en última instancia, amenazaron con derrocar a los gobiernos estalló en toda América Latina a fines de 2019 y en 2020. Las protestas se dirigieron principalmente a los líderes más alineados con los Estados Unidos y que han denunciado enérgicamente y abiertamente al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela: Piñera en Chile; Lenin Moreno en Ecuador; e Iván Duque en Colombia. Las consecuencias para cada uno fueron significativas. Moreno se vio obligado a trasladar temporalmente la capital de Quito a Guayaquil debido a la violencia de los manifestantes y los ataques contra edificios del gobierno; y Duque impuso un toque de queda y suspendió la mayoría de los negocios del gobierno en el centro de Bogotá por más de una semana. Los tres líderes vieron su popularidad hundirse en mínimos históricos y continuar enfrentando crisis de gobernabilidad y legitimidad.

Estos resultados no fueron accidentales ni las protestas sociales fueron completamente espontáneas, aunque la mayoría comenzó como expresiones legítimas de descontento civil. Como detallamos en nuestro reciente informe para el Centro William Perry de la Universidad de Defensa Nacional, estas protestas también fueron el producto de una estrategia deliberada de desestabilización de la Alianza Bolivariana dirigida por el régimen de Maduro, diseñada para llevar la protesta social legítima a extremos violentos e incitados. agitación. Proporcionar recursos a cuadros bien capacitados y grupos frontales ubicados en cada país para incitar a la violencia solo cuesta unos pocos cientos de miles de dólares, pero da como resultado daños por valor de millones de dólares para cada gobierno.

Venezuela’s President Nicolas Maduro (L) talks to Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) lead negotiator Ivan Marquez (R) after the signing of a historic ceasefire deal between the Colombian government and FARC rebels in Havana, Cuba, June 23, 2016. REUTERS/Enrique de la Osa

La Empresa Criminal Conjunta Bolivariana

Hemos definido la Alianza Bolivariana dirigida por Venezuela y sus aliados regionales, incluido el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, populistas radicales como Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa de Ecuador, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador y la guerrilla colombiana. grupos, como la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana (BJCE) debido a la dependencia del grupo de actividades ilícitas como el tráfico de cocaína y la minería ilegal de oro para mantener su propósito ideológico común.

Diosdado Cabello, el jefe de la asamblea nacional constituyente del régimen de Maduro, advirtió públicamente en octubre de 2019, cuando comenzaron las protestas, que un «huracán bolivariano» estaba descendiendo en la región, y que los disturbios iniciales fueron «solo una pequeña brisa» de lo que se debe ven. El huracán Cabello al que se hizo referencia se organizó en una serie de importantes conferencias bolivarianas celebradas en Caracas y La Habana durante el último trimestre de 2019 para coordinar estrategias y plataformas de mensajería comunes.

Los líderes de BJCE fueron francos al reconocer su papel en los disturbios. Hablando en la Conferencia Internacional de Comunicación organizada por el Partido Socialista Unido de Maduro (PSUV), un líder de la Alianza Bolivariana y ex agregado cultural en la Embajada de Chile en Cuba, Florencia Lagos Neumann declaró categóricamente que las protestas en Chile no fueron espontáneas. Como orador principal de la conferencia, Lagos Neumann agregó: «nosotros [el BJCE] estamos organizados, somos más de 100 organizaciones cuyo objetivo es derrocar la estructura política actual».

Organizadores de protestas en Chile y Ecuador se entrenaron con las FARC

A la vanguardia del huracán que descendió sobre la región en los últimos meses de 2019 había un cuadro de individuos y grupos de frente entrenados y vinculados tanto por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como por sus grupos disidentes, así como una estructura más pequeña vinculada al Ejército de Liberación Nacional (ELN). La red hemisférica de las FARC se basa en cientos de cuadros entrenados durante varias décadas y proporcionó muchas de las tropas de choque que convirtieron partes de las manifestaciones en Chile, Colombia y Ecuador en incidentes violentos, persistentes y a veces destructivos.

Por ejemplo, durante más de una década, el Partido Comunista de Chile envió decenas de sus militantes para entrenar en los campos de las FARC, algunos de los cuales IBI Consultants, una firma consultora de seguridad nacional centrada en América Latina, ha identificado como provocadores clave de la quema de estaciones de metro. En Ecuador, donde las FARC han tenido una fuerte presencia durante décadas, numerosos activistas de las FARC, instigadores bolivianos y agentes venezolanos provocaron la quema de edificios gubernamentales. Y en Colombia, los grupos de frente civiles con fuertes lazos con las FARC y el ELN han estado a la vanguardia de las protestas específicas que se tornaron violentas.

En cada caso, la estrategia de bajo costo del BJCE logró sus objetivos previstos de crear inestabilidad y pérdidas económicas continuas, al tiempo que debilitó en gran medida a estos gobiernos y provocó que agentes de la ley mal entrenados y sin preparación reaccionen exageradamente con brutalidad. Chile no estaba preparado para los disturbios que dejaron más de 20 personas muertas y registraron más de 1,000 informes de fuerza excesiva por parte de las fuerzas de seguridad. A medida que las protestas consumieron al país, Piñera se vio obligada a ceder a las demandas que pedían un referéndum para decidir si reescribir la carta magna de Chile. Después de las protestas iniciales en octubre, la popularidad del gobierno de Piñera se desplomó a solo el 14 por ciento, y luego cayó a solo el 10 por ciento en enero de 2020.

La migración venezolana: una estrategia calculada por Caracas y La Habana

Otro factor agravante común en las protestas es la gran cantidad de migrantes venezolanos que cada uno de los tres países ha acogido. Según las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de los aproximadamente 5,1 millones de refugiados venezolanos, la mitad reside en Colombia (1,82 millones), Ecuador (366,000) y Chile (455,000). Esta inundación y la miserable asistencia internacional brindada para enfrentar la crisis humanitaria ha dejado a los gobiernos sin recursos para mitigar los disturbios o satisfacer las crecientes demandas sociales.

Mientras que la mayoría de los venezolanos huyen legítimamente de la catástrofe humanitaria en su país de origen, las fuentes de inteligencia regional del Consultor del IBI dicen que hay pruebas contundentes de que el régimen de Maduro, a pesar de descartar públicamente los flujos de refugiados como propaganda, está promoviendo en silencio el éxodo específicamente para desestabilizar la región y disminuir las presiones económicas internas. En cada país, los disturbios políticos y la contracción económica vinculados a las entradas de refugiados han llevado a una fuerte caída en la popularidad de las administraciones aliadas con los Estados Unidos y los han debilitado internamente, sirviendo como un factor importante para impulsar las protestas que exigen una reforma económica.

Finalmente, el uso de las redes sociales, y específicamente la desinformación, para inflamar las tensiones, era esencial para la estrategia bolivariana. Se encontró que un análisis de 4.8 millones de tweets de 639,000 cuentas de Twitter diferentes que usaron hashtags a favor de las protestas en Chile se originó principalmente en cuentas venezolanas, nicaragüenses y cubanas. El mismo estudio encontró que la mayoría de los tweets que usan hashtags en oposición a las protestas se originaron en Chile.

Cuba, Venezuela y Nicaragua manipulan redes sociales

Otro estudio que analizó 7.6 millones de interacciones digitales (incluidas publicaciones en YouTube, Facebook, grupos públicos de Telegram o WhatsApp, o medios de noticias digitales) sobre disturbios en Colombia y Chile encontró que solo el 0.5 por ciento de los usuarios generó más del 28 por ciento del contenido en ambos países; y el 58 por ciento de esas cuentas que compartieron su geolocalización se originaron en Venezuela. El método de inundar las redes sociales desde lejos con publicaciones en favor de las protestas, no provocó los disturbios, pero probablemente ayudó a garantizar que continuaran.

La crisis de COVID-19 probablemente mantendrá a los manifestantes fuera de las calles en las próximas semanas y meses. Sin embargo, la estrategia de bajo costo y alto rendimiento de BJCE de desestabilizar a los aliados de EE. UU. en la región mediante la explotación del descontento social continuará. La estrategia más efectiva para contrarrestar estos disturbios es doble: primero, reconocer que Venezuela es solo la parte más visible de una gran red de actores estatales y no estatales criminalizados. Luego, desarrollar una política general de ataque a la arquitectura financiera y política de la red, en lugar de esfuerzos desarticulados en la región. En segundo lugar, reforzar significativamente el apoyo a los aliados de EE. UU. Bajo el ataque del BJCE a través de esfuerzos coordinados de contramensajería y ayuda para comprender y desmantelar la red a nivel regional. De lo contrario, incluso desde su posición debilitada, el BJCE continuará socavando la democracia y el estado de derecho entre los aliados regionales de los Estados Unidos.

(*) Douglas Farah es el presidente de IBI Consultants, una firma de investigación centrada en América Latina que se especializa en mapear el crimen organizado transnacional y los actores ilícitos a través de la fusión del trabajo de campo, minería de datos de código abierto. Es investigador visitante en el Centro de Investigación Estratégica de la Universidad de Defensa Nacional.
(*) Caitlyn Yates es la Coordinadora de Investigación de IBI Consultores, y se enfoca en migración, fronteras y seguridad en América Latina.
Si te gustó la nota compártela
Más noticias de América Latina o similares.
Últimas Noticias: