Narcotráfico

INFORME: Carteles mexicanos están cambiando el mercado de la cocaína desde Colombia

503 Vistas
INFORME: Carteles mexicanos están cambiando el mercado de la cocaína desde Colombia

Los carteles mexicanos de Jalisco y Sinaloa se adueñaron del negocio del cultivo y la distribución de cocaína con su presencia en Colombia.

Redacción | Primer Informe

Los emisarios de los cárteles de la droga mexicanos se involucran cada día más en la producción de cocaína en Colombia. Están pagando a los agricultores por adelantado e impulsando el cultivo de cepas altamente productivas.

Los principales carteles mexicanos como Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, han comprado cocaína durante mucho tiempo a los grupos guerrilleros y bandas criminales de Colombia.

Pero si bien alguna vez operaron como compradores discretos, y aún evitan la participación directa en la competencia por su negocio, la creciente presencia de emisarios es notable en varias áreas productoras de cocaína, dijeron a Reuters residentes y agricultores.

Además, fuentes de la Dirección Antinarcóticos de la Policía colombiana y del Gobierno estadounidense confirmaron a El Colombiano, que estas organizaciones son las que más invierten en los cultivos de coca, insumos químicos, laboratorios de producción de cocaína, bodegaje, transporte marítimo y aéreo de la mercancía.

Mafia agrónoma

Los cárteles han impulsado cambios significativos en las variedades de coca que se siembran, elevando la producción de cocaína, dice la policía antinarcóticos de Colombia. Estos avances en el cultivo de la coca han contribuido al aumento de la cantidad y la pureza de la cocaína traficada tanto a Estados Unidos como a Europa, dice la policía.

El aumento de la producción de nuevas cepas de coca es visible en las cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, con un aumento potencial de la producción de cocaína en los últimos tres años, incluso a medida que disminuye el área plantada.

Los cárteles envían individuos para guiar la producción, así como la compra y el transporte, dijo a Reuters el general Fernando Murillo, jefe de la división de investigación de la DIJIN de la policía nacional de Colombia.

“Lo hacen por seguridad y confianza en la pureza de la sustancia que se les vende”, dijo.

Las semillas de coca extra fructíferas son producto del trabajo de cultivo financiado por el cártel por agricultores y agrónomos experimentados, dijo el general Ricardo Alarcón, director de la policía antinarcóticos.

En los últimos tres años, su unidad ha detectado 14 adaptaciones realizadas para aumentar la productividad. No hay evidencia de que las semillas estén modificadas genéticamente, dijo.

Fuentes de la ONU, la policía y el ejército, así como agricultores y activistas de derechos humanos, coinciden en que un aumento reciente en la productividad se debió a una cuidadosa selección de variedades de alto rendimiento.

Un productor de coca en la provincia de Norte de Santander dijo a Reuters que los representantes del cartel y sus socios comerciales colombianos comenzaron a distribuir variedades más fructíferas hace dos años, ordenando a los agricultores que las siembren.

En 2020, el año más reciente del que hay cifras disponibles, la producción potencial anual aumentó un 8% a 1228 toneladas métricas, mientras que el rendimiento por hectárea aumentó un 18% a 7,9 kilogramos.

La producción potencial se refiere a la cantidad que se produciría si todas las hojas de coca se procesaran en cocaína pura.

LEA TAMBIÉN: El capo del Clan del Golfo ya se encuentra en una cárcel en los Estados Unidos

Armamento e infraestructura mexicana

Los cárteles agregan otro elemento al complejo panorama de violencia en Colombia. Las bandas mexicanas están trayendo al país armas de alto poder desde Estados Unidos para pagar los cargamentos de cocaína.

Los cárteles compran tanto base de coca como cocaína de alto grado al Clan del Golfo, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y ex miembros del grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que rechazan un acuerdo de paz de 2016.

“Es una relación muy pragmática”, dijo a fines de 2020 Rafael Guarin, quien se desempeñaba como asesor de seguridad nacional del presidente de Colombia, Iván Duque. “Quien tiene el control de las áreas de cultivo y los laboratorios y puede satisfacer la demanda es el que mantiene relaciones con los mexicanos».

Es visible la presencia de emisarios en regiones cocaleras, dijeron a Reuters cuatro personas que viven en Cauca, Nariño y Norte de Santander y una que visitó recientemente Cauca.

Los cárteles financian la construcción de laboratorios y almacenes donde se coordinan los envíos, según muestra un informe de inteligencia policial visto por Reuters. Fuentes policiales dicen que también financian muelles improvisados ​​y embarcaciones semisumergibles en el Pacífico. Casi todos los envíos están marcados con logotipos utilizados para controlar el origen y la calidad, según el informe.

Los agricultores dijeron que no tenían más remedio que plantar las nuevas cepas.

«Si alguien llega aquí con un arma, vestido de camuflaje, o vestido de civil pero con un arma en el cinturón y me dice que estas son las semillas para sembrar, yo solo hago lo que dicen», dijo Fernando, un Norte de agricultor santanderino. “Es mi vida y la de mi familia”.

“No preguntamos quién está comprando, ni de dónde vienen”, dijo. Sin embargo piensa que los visitantes de su área eran representantes de carteles mexicanos debido a sus acentos.

Nuevas cepas para la coca

La cocaína se puede obtener de cuatro cepas de la planta Erythroxylum, de las cuales tres -la novogranatense, la coca y la ipadu- están presentes en Colombia.

El tipo más productivo varía según el clima: algunas variedades prosperan en áreas más frías y otras son más vigorosas cuando se trata de resistir la sequía.

“Es una adaptación de la planta en diferentes áreas”, dijo Alarcón, el director de la policía antinarcóticos. «Lo que hacen los productores -tanto de la hoja de coca como del clorhidrato de cocaína- es aprovechar las mutaciones».

La Policía Nacional ha registrado la presencia de variedades conocidas coloquial o comercialmente como ‘tingomaria’, ‘gigante’, ‘negra boliviana’ y ‘roja boliviana’ tanto en Norte de Santander como en Nariño, los dos principales productores de cocaína.

Se alienta a los agricultores a rotar las semillas para aumentar aún más la producción y reducir los tiempos de cosecha, dijo Alarcón. Algunas adaptaciones producen entre cuatro y seis cosechas al año, en lugar de las tres tradicionales.

Más de la mitad de la cocaína sale de Colombia a lo largo de la costa del Pacífico, dijeron las fuerzas de seguridad. Una alianza clave del cártel en la región es con los disidentes de las FARC, dijo el coronel Jaime Zambrano, jefe de la 4ta Brigada de Infantería de Marina.

Las abundantes cosechas y la alta demanda significan que el negocio es bueno. El precio de un kilo de cocaína de alta calidad aumenta más de dieciocho veces a $30,000 en la frontera entre Estados Unidos y México y a más de $120,000 por kilo dentro de Estados Unidos, según la policía colombiana.

Sinaloa y Jalisco en Colombia

Los enclaves cocaleros de Nariño (eje Tumaco-Barbacoas), Cauca, Putumayo, Norte de Santander (Catatumbo) y Antioquía (triángulo de Valdivia, Anorí y Tarazá), son financiados por los carteles de Sinaloa y Jalisco.

La presencia de los mexicanos ya ha dejado algunas capturas, como la ocurrida hace menos de 3 semanas con alias ‘Pitt’, (Brian Olguín Berdugo), quien fue capturado en Cali.

Un agente judicial dijo a El Colombiano que «los mexicanos están pagando por adelantado. ¿Qué otro agrocultivo tiene la venta garantizada antes de la cosecha? Ninguno».

Específicamente los principales socios de los carteles de Sinaloa y Jalisco son «los Pachenca» del Clan del Golfo, la nueva «Junta Directiva del Narcotráfico», «los Puntilleros», «los Pelusos», «la Oficina» y «la Cordillera», así como el venezolano cartel de los Soles.

Con estos asociados cuadran los detalles de la producción, el transporte interno y la exportación a EEUU por vía marítima, aérea o terrestre. Los acuerdos suelen sellarse en reuniones en apartamentos de Miami, Ciudad de México, Acapulco, Medellín, Cali, Barranquilla, Bogotá, Cartagena y Caracas.

Con información de Reuters y El Colombiano.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: