Dinero

El veredicto del “juicio del siglo” plantea una “prueba de estrés clave” para el Papa Francisco

159 views
El veredicto del “juicio del siglo” plantea una “prueba de estrés clave” para el Papa Francisco

En cierto nivel, el juicio es un referéndum sobre la operación de limpieza del Vaticano lanzada por el Papa Francisco hace más de una década.

Redacción | Primer Informe

El “juicio del siglo” del Vaticano llegará a su tan esperada conclusión en algún momento de esta semana. Todo esto después de dos años y medio y 85 audiencias separadas por cargos de malversación de fondos y otros delitos financieros contra el cardenal italiano Angelo Becciu y nueve compañeros acusados.

Giuseppe Pignatone, un veterano jurista italiano que preside el panel de tres jueces que conoce el caso, ha dicho que quiere emitir veredictos antes del sábado 16 de diciembre, aunque podría ocurrir en cualquier momento después de que la fiscalía, la defensa y los abogados que representan a las partes civiles al caso hicieron sus presentaciones finales el 12 de diciembre.

En total, el fiscal Alessandro Diddi ha solicitado 73 años y un mes de prisión para los diez acusados, incluidos siete años y tres meses para Becciu. Las partes civiles del caso también han solicitado una compensación por un total cercano a los 700 millones de dólares.

Los diez acusados ​​negaron haber actuado mal y sus abogados solicitaron la exoneración total. Las acusaciones se dictaron por primera vez en julio de 2021 y, a trompicones, el juicio ha estado en marcha desde entonces.

Si bien es imposible saber qué decidirá el tribunal, lo que está claro es que los acusados ​​no son los únicos que tienen algo que ganar o perder. Como lo expresó un veterano periodista italiano, los veredictos y su percibida legitimidad plantean una “prueba de estrés” clave para todo el papado del Papa Francisco.

En cierto nivel, el juicio es un referéndum sobre la operación de limpieza del Vaticano lanzada por el Papa Francisco hace más de una década.

Si la percepción es que el juicio logró exponer y castigar las malas acciones, podría contribuir en gran medida a consolidar el legado del Papa como reformador. Si, en cambio, la conclusión fuera que el juicio ha constituido un ejercicio largo y costoso de buscar chivos expiatorios y trasladar la culpa, podría empañar fatalmente ese legado.

LEA TAMBIÉN: Esta es la última prohibición del papa Francisco a los católicos

El peso de Francisco en el caso

Además, el juicio también ha planteado cuestiones estructurales sobre el debido proceso y la naturaleza del poder papal.

Al principio, Francisco emitió cuatro rescriptos ad hoc, o decretos legales, otorgando al fiscal Alessandro Diddi amplios poderes de investigación sin revisión judicial, en formas que algunos críticos consideran que han apilado la baraja en contra de la defensa.

Más fundamentalmente, el juicio ha puesto de relieve la autoridad del Papa, no como cabeza espiritual de la Iglesia católica sino como soberano temporal del Estado de la Ciudad del Vaticano. Aunque los pontífices modernos han respaldado repetidamente la separación de poderes entre el ejecutivo y el judicial como sello distintivo de una democracia sólida en otros lugares, dentro del propio Vaticano el Papa tiene un poder esencialmente absoluto sobre ambos.

Como resultado, algunos observadores han sugerido que la realización del juicio puede socavar la credibilidad de la enseñanza social católica, al crear la impresión de que los papas no practican lo que predican.

El caso gira en torno a un controvertido acuerdo de tierras por valor de 400 millones de dólares en Londres, que comenzó en 2014, cuando la Secretaría de Estado del Vaticano adquirió por primera vez una participación en un antiguo almacén de Harrod’s en el barrio de Chelsea. Después de varios giros y vueltas, el Vaticano finalmente vendió la propiedad por 224 millones de dólares (178 millones de libras), lo que resultó en una pérdida neta de alrededor de 150 millones de dólares (120 millones de libras).

Un comentarista financiero en el Reino Unido bromeó diciendo que el verdadero misterio en el juicio es cómo el Vaticano logró perder dinero en bienes raíces en Londres, ya que normalmente los valores de las propiedades, especialmente en Chelsea, solo suben.

Aunque las transacciones involucradas en el acuerdo de Londres fueron aprobadas por los funcionarios más altos de la Secretaría de Estado y, en algunos casos, por el propio Papa Francisco, la fiscalía acusa de que esas aprobaciones se obtuvieron de manera fraudulenta al tergiversar aspectos clave de los acuerdos.

Cuando se aprobó por primera vez la compra de Londres, Becciu era el sostituto o “sustituto” en la Secretaría de Estado, lo que lo convertía efectivamente en el jefe de gabinete del Papa. Los otros acusados ​​son dos financieros italianos involucrados en el acuerdo, un ex asistente de Becciu, dos ex funcionarios del organismo de control del lavado de dinero del Vaticano, tres ex funcionarios o asesores de la Secretaría de Estado, un abogado que representa a uno de los financieros, y un consultor de seguridad encargado por Becciu para ayudar con la liberación de una monja secuestrada por militantes islámicos (se alega que el consultor utilizó parte del dinero del rescate para comprarse artículos de lujo).

Además del asunto de Londres, Becciu también enfrenta cargos en otros dos frentes: la transferencia de aproximadamente 240.000 dólares a una organización benéfica católica en Cerdeña dirigida por su hermano, y pagos de alrededor de 600.000 dólares relacionados con la liberación de la hermana religiosa en Mali.

Testigo estrella

Una anomalía que el tribunal tendrá que resolver es un nombre que no figura en la lista de acusados: el italiano monseñor Alberto Perlasca, ex jefe de la oficina de administración financiera de la Secretaría de Estado, que se convirtió en el testigo estrella de la acusación.

Durante el transcurso del testimonio en el juicio, se supo que Perlasca fue entrenado en la preparación de su testimonio por su amiga y confidente Genoveffa Ciferri, quien a su vez había sido asistida por Francesca Chaouqui, ex consultora de relaciones públicas y miembro del órgano asesor papal que fue condenada en el Segundo escándalo de “Vatileaks” en 2016 por pasar documentos confidenciales a periodistas.

Según se informa, Chaouqui culpó a Becciu por su caída en el Vaticano, creando la impresión de que podría estar manipulando el testimonio de Perlasca con fines de represalia.

Por lo tanto, hasta cierto punto, los veredictos de esta semana inevitablemente reflejarán juicios no sólo sobre la credibilidad de los acusados, sino también sobre los testigos y la acusación, si no sobre el propio Papa.

Información de Catholic Herald.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Angelo Becciu o similares.
Últimas Noticias: