Corrupción

EE.UU. investiga al magnate naviero Wilmer Ruperti con miras a sancionarlo

93 Vistas
EE.UU. investiga al magnate naviero Wilmer Ruperti con miras a sancionarlo

El empresario, quien es un antiguo aliado, realizó triangulaciones de combustible con su empresa Maroil para evadir el cerco legal que EE.UU. mantiene sobre el régimen de Maduro.

Redacción | Primer Informe

Estados Unidos investiga al magnate naviero venezolano Wilmer Ruperti para establecer si violó las sanciones impuestas por Washington contra el régimen de Nicolás Maduro. A Ruperti se le señala por llevar combustible a Venezuela y podría ser sancionado por esta razón, de acuerdo con dos altos funcionarios de la administración Trump.

Ruperti, un ex capitán naval devenido millonario, ayudó a traer gasolina para el régimen de Maduro el pasado mes de abril desde Trinidad y Tobago. De ese país salió un tanquero con 150.000 barriles de combustible supuestamente destinados para la isla de Aruba. Repentinamente, la embarcación dejó de transmitir su ubicación antes de descargar en El Palito, en donde se encuentra una de las principales refinerías de Venezuela.

Ruperti es un hombre cercano a los altos jerarcas del régimen venezolano desde tiempos de Hugo Chávez y ha sido favorecido con lucrativos contratos con la estatal PDVSA. Ganó su prestigio dentro del chavismo en los años 2002-2003 cuando rentó barcos para importar gasolina y ayudar a romper la huelga que mantenían entonces los trabajadores de PDVSA.

La cercanía con el chavismo se ha mantenido desde la llegada de Maduro al poder.  Ruperti costeó los gastos de la defensa legal de dos sobrinos de la esposa de Maduro, Cilia Flores, en el  juicio por tráfico de drogas que se les siguió en Nueva York.

Elliot Abrams, enviado de Donald Trump a Venezuela, dijo que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos investiga el caso de la gasolina. «Están observando sus actividades», dijo.

Ruperti declaró a la agencia AP el pasado mes de abril que había enviado a Venezuela 300 mil barriles de gasolina y que planeaba enviar 1 millón más. Esas acciones estarían consideradas como un acto humanitario, dijo el empresario. Aclaró que sus representantes legales habían informado al Departamento del Tesoro sobre sus acciones sin recibir objeción alguna.

Funcionarios estadounidenses aclararon que bajo las sanciones se pueden hacer excepciones para bienes como alimentos, medicinas y combustibles. En estos casos debe haber una autorización explícita de las autoridades de EE.UU para hacerlo.

Abrams sostuvo que no conocía de ninguna aprobación por parte de los Estados Unidos para las actividades de Ruperti. Otro alto funcionario de la administración Trump, que habló bajo condición de anonimato, confirmó que Ruperti estaba siendo investigado y también dijo que no se había otorgado ninguna exención para sus actividades.

Según ese mismo funcionario las transacciones de Ruperti son «definitivamente sancionables».

LEA TAMBIEN: Más de 40 buques se arriesgan a sanciones por almacenar crudo venezolano

El Departamento del Tesoro, cuya Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) maneja la aplicación de sanciones, no confirmó la existencia de investigaciones sobre  Ruperti. Dijo que recibe muchas consultas cada semana a través de canales oficiales sobre si las actividades de individuos o entidades están en cumplimiento.

«Quienes presenten tales solicitudes no deberían concluir que su actividad es permisible o no sancionable bajo las autoridades de la OFAC sin recibir una confirmación formal», dijo un portavoz del Tesoro.

Venezuela se encuentra casi totalmente desabastecida de gasolina.

La ruta ilegal de la gasolina 

El envío de aproximadamente 150 mil barriles de gasolina que están en el centro de la investigación estadounidense inició en el puerto Pointe-a-Pierre de Trinidad. Desde ese lugar zarpó el  petrolero Aldan, con bandera de Liberia, el 20 de abril señalando a Aruba como su destino.

El 22 de abril, su transpondedor dejó de transmitir su ubicación. Según tres fuentes, el barco luego fue a la terminal petrolera El Palito, en Venezuela, en donde descargó.

Ni Eurotankers Inc, la empresa griega operadora del buque, ni la compañía petrolera estatal trinitense Paria Fuel Trading, han emitido declaraciones respecto a este caso.

Tampoco Maroil, la empresa de transporte de Ruperti, ha confirmado públicamente los detalles de la transacción. Pero enuna factura de marzo se mostró una solicitud de Maroil a PDVSA para un anticipo de 13,7 millones de dólares antes de la entrega de un suministro de combustible, de acuerdo con reportes de Reuters.

LEA TAMBIÉN Wilmer Ruperti a la lista negra de Trinidad y Tobago

Después de entregar la gasolina,  Maroil también recibió una carga de combustible de 270,000 barriles de PDVSA en el buque tanque Confidence P, según documentos internos de  PDVSA.  Lo que sugiere que el acuerdo de gasolina podría haber incluido un elemento de intercambio.

Las autoridades estadounidenses consideran que se tratan de prácticas para evadir sanciones.

Ruperti pagó por la defensa legal de los sobrinos de Cilia Flores en el juicio por narcotráfico en el que fueron condenados.

Algunos socios extranjeros de PDVSA han evitado las transacciones de dinero con la compañía debido a la prohibición de Washington del uso del sistema financiero de los EE. UU. y recurren al comercio de intercambio.

Con su red de refinación de 1.3 millones de barriles por día casi colapsada, Maduro importó el mes pasado combustible del adversario estadounidense Irán, también bajo sanciones.

Desde que Trump asumió el cargo en 2017, su administración ha impuesto sanciones a Maduro y a docenas de sus aliados. Si Ruperti se agrega a la lista negra, cualquier activo estadounidense que posea se congelaría y los estadounidenses tendrían prohibido hacer negocios con él.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de sanciones de Estados Unidos contra Nicolás Maduro o similares.
Últimas Noticias: