Análisis

ANÁLISIS: El trato sucio de Biden por el petróleo venezolano

649 Vistas
ANÁLISIS: El trato sucio de Biden por el petróleo venezolano

El editorial del portal conservador The Patriot Post destaca que sólo Biden podría apuntalar a un dictador ilegítimo y anquilosar a un buen amigo al mismo tiempo.

Redacción | The Patriot Post

No tenemos muchos amigos en Sudamérica estos días. Y con el plan furtivo de Joe Biden de comprar petróleo a los socialistas de Venezuela mientras ahoga la producción de crudo dulce ligero de la pequeña Guyana, un antiguo aliado en la región, ahora tenemos uno menos.

«Los responsables políticos de Washington cometen ocasionalmente errores de cálculo que ayudan a los enemigos estadounidenses, socavan el desarrollo de un país pobre o perjudican los intereses económicos de Estados Unidos», escribe la experta en América Latina de The Wall Street Journal, Mary Anastasia O’Grady. «Pero para conseguir la trifecta se requiere una mezcla especial de ceguera ideológica e incompetencia que es misericordiosamente rara. Aun así, como demuestra el trato de la administración a Guyana, ocurre».

No es sólo que el régimen venezolano tenga un historial de antiamericanismo, que el ex dictador Hugo Chávez legó al actual hombre fuerte de la nación, Nicolás Maduro. Y no es sólo que el gobierno de Biden, al permitir a Chevron reanudar las perforaciones en Venezuela, haya revertido las restricciones que el gobierno de Trump había puesto en marcha en un esfuerzo por derrocar al ilegítimamente elegido Maduro. No, Venezuela también es amiga de los mulás de «Muerte a América» de Irán.

Diremos esto sobre Joe Biden: seguro que sabe cómo elegirlos. Y seguro que sabe cómo engañar al pueblo estadounidense. Como explica O’Grady:

«El gobierno de EEUU piensa que usted es un tonto, querido lector. Y no sólo porque esperó a que los estadounidenses estuvieran de camino a la casa de la abuela para el Día de Acción de Gracias para dejar escapar la noticia de un acuerdo para aumentar la producción de crudo pesado de empresas conjuntas controladas por una dictadura aliada con Irán. O que espere que usted crea que Venezuela está considerando volver a las elecciones libres a cambio.

«¿Qué gana Estados Unidos con todo esto? Muy poco, según el ex economista de Trump Stephen Moore: «Esta es la misma administración… que no nos permite hacer perforaciones aquí en Estados Unidos, ni en Texas, ni en Oklahoma, ni en Alaska, ni en Virginia Occidental. Pero podemos bombear petróleo de Venezuela. No tiene ningún sentido. Es poner a Estados Unidos en la última política energética que tienen. Y por cierto … cuando Trump dejó el cargo y yo ayudé a Trump en la política energética, toda nuestra política era hacer que América fuera totalmente independiente energéticamente, para que no tuviéramos que depender de países como Venezuela e Irán y Rusia.»

Y sin embargo aquí estamos. Ayudando a apuntalar una dictadura cuyos ciudadanos se vieron recientemente reducidos a hurgar en busca de bocados en la parte trasera de un camión de basura, y a perseguir y apedrear hasta la muerte a una vaca en un campo.

Peter Doocy, de Fox News, planteó ayer la pregunta al tertuliano de Biden, John Kirby: «¿Piensa el Presidente que hay algún beneficio para el clima en perforar petróleo en Venezuela y no aquí?».

LEA TAMBIÉN: PDVSA da la espalda a la licencia de Biden y quiere pagos por las operaciones de Chevron

En cuanto a la pequeña Guyana, qué oportunidad perdida. Exxon Mobil descubrió una abundancia de petróleo en sus aguas marinas en 2015, y las reservas estimadas de Guyana son ahora más de 11.000 millones de barriles equivalentes de petróleo. Para ponerlo en perspectiva, solo Kuwait tiene más petróleo per cápita.

«La historia se pone aún mejor», como escribe O’Grady, «porque el crudo bajo las aguas guyanesas tiene un bajo contenido de azufre, lo contrario del alquitrán que sale de Venezuela. Sería difícil soñar una narrativa más emocionante para un país sumido en la pobreza».

Pero no, en lugar de eso, hagamos negocios con un tipo al que llevamos años intentando echar.

Nada de esto habría sucedido, por supuesto, si Estados Unidos simplemente hubiera aprovechado sus propias y abundantes reservas de energía en lugar de meterse en un barril con los socialistas sudamericanos. En lugar de ello, Joe Biden ha engañado a un amigo y ha invitado a los chinos comunistas a participar en el asunto. Como informa O’Grady, China «está firmando agresivamente contratos para construir infraestructuras en Guyana y entrar en el boom del petróleo».

Todo ello mientras Estados Unidos compra crudo sucio a gente que nos odia.

Bien hecho, Joe.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Chevron o similares.
Últimas Noticias: