Análisis

INFORME: China estalla en protestas que desafían la política anti covid de Xi Jinping

141 Vistas
INFORME: China estalla en protestas que desafían la política anti covid de Xi Jinping

Un mortal incendio en un bloque de apartamentos en la región occidental de Xinjiang generó indignación pública después de que salieran a la luz vídeos que sugerían que las medidas de cierre retrasaron el acceso de los bomberos.

Redacción | Primer Informe

El líder chino Xi Jinping se enfrentó el lunes a una protesta que no tenía precedentes, después de que miles de manifestantes se levantaran en ciudades de toda China durante el fin de semana contra su estrategia de «cero covid», y algunos se atrevieran a pedir abiertamente su dimisión en las calles.

«¡Renuncia, Xi Jinping! Dimite, Partido Comunista», gritaron algunos manifestantes entre los cientos que se reunieron en el centro financiero de Shanghái, una de las principales ciudades donde estallaron las protestas tras el mortal incendio del jueves en un bloque de apartamentos en la región occidental de Xinjiang.

El incendio pareció actuar como catalizador de la indignación pública por las estrictas medidas de no proliferación de China, después de que salieran a la luz unos vídeos que parecían sugerir que las medidas de cierre retrasaron el acceso de los bomberos a las víctimas.

Desde Shanghái hasta la capital, Pekín, los residentes se reunieron para lamentar la muerte de las 10 personas que murieron en el incendio de Urumqi, la capital de Xinjiang, y se manifestaron en contra de las medidas de «covid cero» pidiendo libertad y democracia. En decenas de campus universitarios los estudiantes se manifestaron o colocaron carteles de protesta. En muchas partes del país, los residentes de los barrios cerrados derribaron las barreras y salieron a la calle, tras las protestas masivas contra el bloqueo que se produjeron en Urumqi el viernes por la noche.

Estas escenas generalizadas de ira y desafío -algunas de las cuales se prolongaron hasta la madrugada del lunes- son excepcionalmente raras en China, donde el Partido Comunista en el poder reprime implacablemente todas las expresiones de disidencia. Sin embargo, tras tres años de pandemia, muchas personas se han visto empujadas al borde del abismo por el uso incesante del gobierno de los cierres, las pruebas Covid y las cuarentenas, así como por la censura cada vez más estricta y el ataque continuo a las libertades personales.

La intensificación de las restricciones en los últimos meses, junto con una serie de muertes desgarradoras atribuidas a un exceso de celo en los controles, ha llevado la situación a un punto crítico.

«Motivos ulteriores»

Los mercados bursátiles chinos y el yuan cayeron en las primeras operaciones del lunes en medio de la preocupación por la posible respuesta del gobierno a las protestas, que variaron de una ciudad a otra y en algunas zonas se volvieron más duras a medida que avanzaba el fin de semana.

En una conferencia de prensa el lunes, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, desvió las preguntas sobre las protestas y afirmó que las publicaciones en las redes sociales que vinculaban el incendio de Xinjiang con las políticas de Covid tenían «motivos ulteriores».

Las autoridades habían estado «haciendo ajustes basados en las realidades sobre el terreno», dijo. Cuando se le preguntó por los manifestantes que pedían la dimisión de Xi, respondió: «No estoy al tanto de la situación que ha mencionado».

Aunque las protestas ocuparon los titulares de los medios de comunicación internacionales, los medios estatales chinos publicaron historias y artículos de opinión en los que se subrayaba la gravedad del brote de Covid y la necesidad de perseverar en los métodos para erradicarlo.

«Las prácticas han demostrado que nuestras medidas contra el Covid pueden resistir la prueba de la historia, son científicas y eficaces», decía un artículo de opinión publicado por la agencia de noticias Xinhua el lunes. «La perseverancia prevalece».

Sin embargo, el reto que supone para el Covid cero la propagación de variantes más contagiosas se puso de manifiesto el lunes, cuando China informó de 40.052 nuevos casos locales, el sexto día consecutivo de cifras récord, según la Comisión Nacional de Salud.

Casi 4.000 de esos contagios se identificaron en Pekín, donde -sin referirse a las protestas- las autoridades de la ciudad prohibieron el domingo bloquear las entradas a los recintos residenciales que se encontraban bajo llave, y añadieron que debía permitirse el acceso a los servicios de emergencia.

LEA TAMBIÉN: Esto fue lo que causaron las fuertes protestas en la fábrica de iPhone más grande del mundo

Protestas en Shanghai

La indignación por las muertes causadas por el incendio dio lugar a notables actos de rebeldía en Shangai, donde muchos de sus 25 millones de habitantes guardan un profundo resentimiento hacia la política gubernamental de «cero covid», después de haber sido sometidos a un bloqueo de dos meses en la primavera.

A última hora de la noche del sábado, cientos de residentes se reunieron en una vigilia con velas en la carretera de Urumqi, que lleva el nombre de la ciudad, para llorar a las víctimas del incendio de Xinjiang, según vídeos ampliamente difundidos -y rápidamente censurados- en las redes sociales chinas y el relato de un testigo.

Rodeando un monumento improvisado de velas, flores y pancartas, la multitud sostenía hojas de papel blanco en blanco -en lo que es tradicionalmente una protesta simbólica contra la censura- y coreaban: «Necesitamos derechos humanos, necesitamos libertad».

En múltiples vídeos vistos por CNN, se podía oír a la gente gritar pidiendo a Xi y al Partido Comunista que «dimitan». La multitud también coreaba: «¡No quiero test de Covid, quiero libertad!» y «¡No quiero dictadura, quiero democracia!»

Algunos vídeos muestran a la gente cantando el himno nacional de China y La Internacional, un estandarte del movimiento socialista, mientras sostienen pancartas de protesta contra las medidas excepcionalmente estrictas del país.

Filas de policías, que al principio miraban desde fuera, empezaron a entrar para hacer retroceder y dividir a la multitud hacia las 3 de la madrugada, lo que provocó tensos enfrentamientos con los manifestantes, según un testigo.

El testigo declaró a CNN que vio cómo detenían a varias personas y las metían en un vehículo policial junto al monumento improvisado después de las 4.30 horas. La protesta se fue dispersando poco a poco antes del amanecer, según el testigo.

El domingo por la tarde, cientos de residentes de Shanghai volvieron al lugar para seguir protestando a pesar de la fuerte presencia policial y los bloqueos de carreteras.

Los vídeos mostraban a cientos de personas en una intersección gritando «¡Liberen a la gente!», en demanda de que la policía liberara a los manifestantes detenidos. En esta ocasión, la policía adoptó un enfoque más duro, actuando con mayor rapidez y agresividad para efectuar detenciones y dispersar a la multitud.

En un vídeo, un hombre con un manojo de crisantemos daba un discurso mientras caminaba por un paso de peatones, mientras un agente de policía intentaba detenerlo.

«¡Tenemos que ser más valientes! ¿Estoy infringiendo la ley por llevar flores?», preguntó a la multitud, que gritó «¡No!» como respuesta. «¡Los chinos tenemos que ser más valientes!», dijo entre los aplausos de la multitud. «Ayer detuvieron a muchos de nosotros. ¿Están sin trabajo o sin familia? No debemos tener miedo».

El hombre opuso resistencia cuando más de una docena de agentes le obligaron a entrar en un coche de policía, mientras la multitud enfurecida gritaba «¡Suéltenlo!» y corría hacia el vehículo.

Otros vídeos muestran escenas caóticas de policías empujando, arrastrando y golpeando a los manifestantes. Por la noche, después de que un manifestante fuera arrastrado violentamente, cientos de personas gritaron «tríadas» a la policía, en referencia a las bandas criminales locales, según una transmisión en directo.

El periodista de la BBC Edward Lawrence fue detenido en el lugar de las protestas de Shanghai el domingo por la noche y posteriormente puesto en libertad, según un comunicado de la BBC. Un portavoz de la cadena expresó su preocupación por el trato recibido por Lawrence, afirmando que fue «golpeado y pateado por la policía».

El lunes, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao, reconoció la detención de Lawrence, alegando que no se había identificado como periodista antes de ser detenido.

La manifestación se extiende

El domingo por la noche, las manifestaciones masivas se habían extendido a Pekín, Chengdu, Guangzhou y Wuhan, donde miles de residentes pedían no sólo el fin de las restricciones de Covid, sino, lo que es más notable, libertades políticas.

En Pekín, cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se manifestaron en el corazón comercial de la ciudad hasta bien entrada la madrugada del lunes. Una pequeña multitud se reunió primero a lo largo del río Liangma para hacer una vigilia por las víctimas del incendio de Xinjiang, antes de aumentar su tamaño y acabar marchando por la tercera carretera de circunvalación de la ciudad.

La gente coreó eslóganes contra la covid cero, expresó su apoyo a los manifestantes detenidos en Shanghai y pidió mayores libertades civiles. «¡Queremos libertad! Queremos libertad», coreaba la multitud bajo un paso elevado.

En declaraciones a Selina Wang, de CNN, durante la protesta, un manifestante se mostró sorprendido por la participación.

«Todos los chinos concienciados deberían estar aquí. No tienen que expresar sus opiniones, pero espero que puedan estar con nosotros», dijo.

En la metrópolis de Chengdu, en el suroeste del país, una gran multitud se manifestó a lo largo de la bulliciosa ribera del río, en un popular barrio de tiendas y restaurantes, según un manifestante entrevistado por CNN y los vídeos que circulan por Internet.

La concentración comenzó con un minuto de silencio en señal de duelo por las víctimas del incendio de Xinjiang, y luego se tornó política a medida que la multitud crecía y se contaba por centenares.

«¡Oposición a la dictadura!», coreaba la multitud. «No queremos gobernantes de por vida. No queremos emperadores», gritaban en una referencia apenas velada a Xi, que el mes pasado inició un tercer mandato que rompe las normas.

En la ciudad sureña de Guangzhou, cientos de personas se reunieron en una plaza pública del distrito de Haizhu, el epicentro del actual brote de Covid, que lleva semanas bloqueado.

«¡No queremos cierres, queremos libertad! Libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de artes, libertad de movimiento, libertades personales. Devuélvanme mi libertad». gritaba la multitud.

Campus universitarios

En toda China, las protestas también han estallado en los campus universitarios, que son especialmente sensibles desde el punto de vista político para el Partido Comunista, dada la historia de las protestas prodemocráticas de 1989 en la plaza de Tiananmen encabezadas por los estudiantes.

En la madrugada del domingo, un centenar de estudiantes se reunieron en torno a un lema de protesta pintado en un muro de la prestigiosa Universidad de Pekín. Un estudiante declaró a CNN que, cuando llegó al lugar sobre la 1 de la madrugada, los guardias de seguridad estaban usando chaquetas para cubrir el cartel de la protesta.

«Di no al encierro, sí a la libertad. No a la prueba Covid, sí a la comida», rezaba el mensaje escrito con pintura roja, haciéndose eco del lema de una protesta que tuvo lugar en un paso elevado de Pekín en octubre, pocos días antes de una reunión clave del Partido Comunista en la que Xi se aseguró un tercer mandato en el poder.

«Abre los ojos y mira el mundo, la dinámica cero-Covid es una mentira», decía el lema de la protesta en la Universidad de Pekín. El estudiante dijo que los guardias de seguridad cubrieron después el lema con pintura negra.

Los estudiantes se reunieron después para cantar La Internacional antes de ser dispersados por profesores y guardias de seguridad.

En la provincia oriental de Jiangsu, al menos decenas de estudiantes de la Universidad de Comunicación de China, en Nanjing, se reunieron el sábado por la noche para llorar a los fallecidos en el incendio de Xinjiang. Los vídeos muestran a los estudiantes sosteniendo hojas de papel blanco y linternas de teléfonos móviles.

En uno de los vídeos se escucha a un funcionario de la universidad advirtiendo a los estudiantes: «Pagarán por lo que han hecho hoy». «Ustedes también, y el país también», gritó un estudiante en respuesta.

Las protestas en el campus continuaron el domingo. En la Universidad de Tsinghua, otra universidad de élite de Pekín, cientos de estudiantes se concentraron en una plaza para protestar contra la censura y la covid cero.

Los vídeos e imágenes que circulan por las redes sociales muestran a los estudiantes sosteniendo hojas de papel blanco y gritando: «¡Democracia y Estado de Derecho! Libertad de expresión».

Información de CNN.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de cero covid o similares.
Últimas Noticias: