Análisis

Así es la burbuja socialista de Ferraris y casinos en Venezuela

978 Vistas
Así es la burbuja socialista de Ferraris y casinos en Venezuela

Los inversores extranjeros que han evitado el país, en parte porque temen violar las sanciones estadounidenses, han comenzado a visitarlo. Se sienten alentados por las señales de un acercamiento entre Venezuela y EEUU.

Redacción | Bloomberg Markets

A las 10:30 pm, los jugadores ya están llenando las máquinas tragamonedas en el casino. Los cantineros ofrecen bebidas alcohólicas gratis, los bailarines se balancean al ritmo de la música de merengue y los jugadores de bingo compiten por un premio de US$500 cerca de las mesas de póquer. A la medianoche de este viernes de mayo, un afortunado jugador gana una rifa de una motocicleta Yamaha de US$2900 y luego cambia las llaves por dinero en efectivo.

Es Las Vegas con un toque latinoamericano. No hace mucho tiempo, el juego hubiera sido ilegal aquí en Caracas, bastión de la extrema izquierda. Hugo Chávez, el líder populista incendiario de Venezuela que murió en 2013, prohibió los casinos y dijo que causaban un deterioro social comparable a la “prostitución, la adicción y el consumo de drogas”.

Esos días han pasado, como queda claro para cualquiera que visite Las Mercedes, el bullicioso vecindario al este del centro de la ciudad que alberga el nuevo Casino Humboldt. “Durante estos últimos 10 años, nos hacía falta un lugar como este, donde pudiéramos divertirnos”, dice María Elena Millán, una corredora de bienes raíces de 52 años, antes de dirigirse a la ruleta con su esposo.

Más de dos docenas de torres de oficinas se elevan desde las estrechas calles de Las Mercedes. En la planta baja de la Torre Jalisco de 15 pisos, los transeúntes pueden maravillarse con tres Ferraris rojos en exhibición en un concesionario. El Portofino descapotable de cuatro plazas, el más barato, se vende al por menor por más de 200.000 dólares, lo que equivale al salario anual de 590 empleados públicos de nivel inicial. Al otro lado de la calle, se está construyendo un edificio de apartamentos. Un folleto anuncia una piscina en la azotea, un salón de juegos, un gimnasio y un espacio de trabajo compartido. Las tiendas venden ropa Hermès y Pronovias a la vuelta de la esquina. No muy lejos, una tienda exhibe tacones de aguja de US$1.000 de Gianvito Rossi, el diseñador de Milán.

Este consumo conspicuo representa un cambio notable, aún temprano, delicado y disponible solo para los más ricos en esta nación de 30 millones. Hasta hace poco, Venezuela era conocida como un caso perdido económico con una hiperinflación que se acercaba al 2 millones por ciento al año. Su moneda, el bolívar, valía tan poco que los delincuentes ya no se molestaban en robarlo y las almas emprendedoras tejían los billetes en artesanías para vender a los turistas por unos pocos dólares estadounidenses. Alrededor de Las Mercedes, las tiendas cerraron y los niños buscaron comida en bolsas de basura.

La transformación del barrio sigue a un sorprendente cambio radical del presidente Nicolás Maduro, el exvicepresidente con el pecho en forma de barril elegido por Chávez. En los últimos tres años, Maduro ha relajado las restricciones a las empresas, así como los controles y regulaciones de precios; el año pasado eliminó la prohibición de los casinos.

Lo más significativo es que, a fines de 2018, Maduro permitió que el dólar estadounidense circulara legalmente. Todos, desde ejecutivos hasta vendedores ambulantes, ahora llevan billetes verdes, lo que podría haberlos llevado a la cárcel bajo Chávez. “La dolarización ayudó mucho”, dice Andrea Malavé, gerente general de la tienda Paw3r de Las Mercedes, cuyas camisetas y calzas brillantes y deportivas son la respuesta venezolana a Lululemon. Malavé recuerda cómo ella y sus siete empleados lucharon para mantenerse al día con los precios en aumento. Con la inflación bajo control, su negocio prospera. Las camisetas Paw3r, la última tendencia de moda entre los jóvenes y atléticos, están en todas partes. La empresa ahora tiene 30 empleados trabajando en dos tiendas en el este de Caracas, con planes de tener dos más para fin de año.

LEA TAMBIÉN: Índice de pobreza en Venezuela supera al de Haití y Nicaragua

Casi todos los puntos de datos muestran que la economía está mejorando. El producto interno bruto del país se está expandiendo entre un 1,5% y un 20%, según el pronóstico del economista. La hiperinflación se detuvo oficialmente en enero. Algunos de los 6 millones de venezolanos que se desplegaron por América Latina en busca de algo, cualquier cosa, mejor han comenzado a regresar a casa.

El sector manufacturero podría crecer 10% este año, si el gobierno puede estimular el consumo, reducir la competencia de las importaciones, mejorar los servicios públicos y ajustar la política fiscal, dice Luigi Pisella, presidente de Conindustria, la asociación industrial más grande del país.

Los inversores extranjeros que han evitado el país, en parte porque temen violar las sanciones estadounidenses, han comenzado a visitarlo. Se sienten alentados por las señales de un acercamiento entre Venezuela y EEUU, así como por el aumento de los precios de las materias primas. Venezuela tiene las mayores reservas probadas de petróleo del mundo; es un tesoro que podría volverse más valioso a medida que los países se alejan del petróleo ruso después de la invasión de Ucrania.

Y, sin embargo, el 90% del país aún vive en la pobreza, subsistiendo con tan solo $30 al mes. Esas relucientes torres de oficinas en Las Mercedes todavía están bastante vacías. A Pisella y otros les preocupa que las políticas favorables a las empresas puedan revertirse fácilmente. La industria petrolera estatal languidece por la desinversión. Es más, Maduro ha señalado que la dolarización es temporal. En muchos sentidos, se aferra a la identidad revolucionaria de Venezuela para mantener vivo el legado de Chávez. Apoya a Vladimir Putin de Rusia, firma acuerdos petroleros con Irán y defiende a otros izquierdistas latinoamericanos en Cuba y Nicaragua. “Esta estabilización es frágil”, dice Luis Arturo Bárcenas, economista senior de Ecoanalítica, una empresa de análisis financiero en Caracas. Señala la larga historia de transformaciones económicas fallidas de la región.

En resumen, la economía de Venezuela es innegable y algo así como un pueblo Potemkin. Puede conducir a un nuevo camino, o todo puede desmoronarse con la misma rapidez.

El cambio en Las Mercedes, emblemático de los focos de prosperidad en Venezuela, debe mucho a dos figuras poco probables. Son economistas de Ecuador: Patricio Rivera y Fausto Herrera, quienes trabajaron para el expresidente de su país, el compañero ideólogo socialista de Maduro, Rafael Correa.

El dúo ha estado asesorando a la administración de Maduro entre bastidores desde 2019. Han presionado por la adopción del dólar, la reducción del déficit público y la flexibilidad para el sector privado, según personas familiarizadas con sus funciones que pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizados a hablar en público. Habían establecido algunas de estas políticas en Ecuador, otra economía exportadora de petróleo dolarizada que, como Venezuela, había incumplido sus deudas. Rivera y Herrera no respondieron a las solicitudes de entrevista.

“Tienen la experiencia de trabajar con un país productor de petróleo que se convirtió en un paria de la comunidad inversora internacional y luego lo trajo de vuelta para tener acceso al mercado”, dice Hans Humes, director ejecutivo de Greylock Capital Management LLC en Nueva York, cuyo las interacciones con Rivera y Herrera datan de Ecuador.

El cambio en Las Mercedes, emblemático de los focos de prosperidad en Venezuela, debe mucho a dos figuras poco probables. Son economistas de Ecuador: Patricio Rivera y Fausto Herrera, quienes trabajaron para el expresidente de su país, el compañero ideólogo socialista de Maduro, Rafael Correa.

El dúo ha estado asesorando a la administración de Maduro entre bastidores desde 2019. Han presionado por la adopción del dólar, la reducción del déficit público y la flexibilidad para el sector privado, según personas familiarizadas con sus funciones que pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizados a hablar en público. Habían establecido algunas de estas políticas en Ecuador, otra economía exportadora de petróleo dolarizada que, como Venezuela, había incumplido sus deudas. Rivera y Herrera no respondieron a las solicitudes de entrevista.

“Tienen la experiencia de trabajar con un país productor de petróleo que se convirtió en un paria de la comunidad inversora internacional y luego lo trajo de vuelta para tener acceso al mercado”, dice Hans Humes, director ejecutivo de Greylock Capital Management LLC en Nueva York, cuyo las interacciones con Rivera y Herrera datan de Ecuador.

Con oficinas en el Ministerio de Hacienda, los ecuatorianos se sientan en reuniones de alto nivel, participando en cada decisión financiera. Durante su mandato, el ministerio pintó sobre murales que representaban a Chávez y eliminó la parafernalia política, según empresarios que los conocieron allí.

Rivera y Herrera, quienes no tienen títulos oficiales, trabajan como intermediarios de inversionistas internacionales e industriales venezolanos. Rivera, un tímido tecnócrata lleno de energía nerviosa, asesora en política monetaria y presupuestos, así como en comunicación con las empresas. Herrera, el ministro de Finanzas de Ecuador de 2013 a 2016, ofrece orientación sobre las relaciones con los inversionistas y los acreedores internacionales que han mostrado cada vez más una disposición a negociar los términos de la deuda en mora de $60 mil millones del país.

Su jefa es Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela. Rodríguez y su hermano, Jorge, presidente de la legislatura, ascendieron en las filas del Partido Socialista. Se ha convertido en la cara del ala pragmática del gobierno. Estudió derecho laboral en París y usa trajes brillantes a la medida y anteojos gruesos, pareciendo más una tecnócrata europea que una chavista revolucionaria con boina. Maduro señala que otros en el gobierno ahora están emulando su estilo empresarial, bromeando diciendo que están viviendo en el “planeta de Delcy”. Aún así, ella es una de sus asesoras más confiables, y a menudo aparece junto a él en la televisión estatal. En un episodio reciente de un programa de dibujos animados de propaganda, Maduro interpreta al superhéroe Súper Bigote; un personaje de Rodríguez lo ayuda a matar un monstruo inflacionario destructivo enviado por EE.UU.

Bajo Rodríguez, confiando en el consejo de los ecuatorianos, el gobierno se ha alejado de las constantes inspecciones y multas. Eliminó impuestos a miles de productos importados, incluidas las materias primas esenciales para la industria local. En cuestión de meses, los estantes vacíos de las tiendas se llenaron de importaciones, a menudo vendidas más baratas que las producidas localmente.

La mera disponibilidad de alimentos devolvió una sensación de normalidad a partes del país, sofocando cierto resentimiento contra el gobierno. Aún así, al notar los problemas económicos subyacentes no resueltos, algunos economistas venezolanos escépticos se refieren a ella como pax bodegónica, o paz por tienda de conveniencia.

Lea el resto de este artículo de Bloomberg, haciendo click aquí.

Foto principal: El concesionario local de Ferrari en Las Mercedes, Caracas. Fotógrafa: Fabiola Ferrero para Bloomberg Markets.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Capitalismo o similares.
Últimas Noticias: