Análisis

ANÁLISIS: Preocupación en EEUU por cómo el «aliado» Colombia se vincula con dictadores y terroristas

103 views
ANÁLISIS: Preocupación en EEUU por cómo el «aliado» Colombia se vincula con dictadores y terroristas

Si Petro continúa desafiando a EEUU y apoyando a Maduro y a los representantes terroristas de Irán en la región, Colombia debería perder su condición de importante aliado fuera de la OTAN.

Kristina Foltz | The Hill

Colombia, designada en 2022 por el presidente Joe Biden como un importante aliado fuera de la OTAN, históricamente se ha asociado con el ejército estadounidense para mantener una apariencia de orden internacional basado en reglas en América del Sur, luchando contra el narcoterrorismo y los grupos criminales respaldados por la vecina Venezuela.

Pero en los últimos años, el equilibrio de poder y las alianzas geopolíticas en América Latina han cambiado. Con la elección a la presidencia colombiana el año pasado del ex guerrillero del M-19 Gustavo Petro, simpatizante tanto de Venezuela como de Hamas, Estados Unidos necesita repensar su relación con Colombia.

Con todos los ojos puestos en Ucrania y la guerra que estalla en Medio Oriente, el representante de Irán, Hezbolá, ha tenido amplia libertad para expandir sus operaciones en América Latina, en gran medida desapercibida para la comunidad internacional. Hezbollah, que recientemente declaró su lealtad a Hamás en su guerra contra Israel, es una organización terrorista transnacional designada por Estados Unidos con presencia física en Venezuela.

La historia de Hezbollah en América Latina comenzó hace algunos años.

En 2020, los fiscales estadounidenses acusaron al político venezolano Adel El Zabavar de una vasta conspiración de narcoterrorismo. En 2014, El Zabavar viajó al Medio Oriente para reclutar miembros de Hezbolá y Hamás para entrenar y adoctrinar a reclutas en bases secretas en Venezuela. Así, los narcogrupos y los terroristas islámicos unieron fuerzas en Venezuela y encontraron un simpatizante en el dictador Nicolás Maduro, en una combinación de conveniencia y conveniencia criminal.

El objetivo final, según los fiscales, era “crear una gran célula terrorista capaz de atacar los intereses de Estados Unidos en nombre del Cartel de Los Soles”, un grupo de oscuras bandas criminales venezolanas, patrocinadas por el Estado venezolano con las fuerzas armadas venezolanas a su disposición. El cártel sigue comercializando drogas y oro por armas y reclutas, lanzando una guerra asimétrica vasta y bien financiada contra Estados Unidos.

LEA TAMBIÉN: Declaraciones de Petro contra Israel traen graves consecuencias a las Fuerzas Armadas de Colombia

Un aliado declarado de Maduro, ya no se puede confiar en el actual presidente colombiano como un amigo confiable en medio de amenazas de seguridad tan importantes. Al ordenar a las fuerzas armadas colombianas que dejen de combatir a los grupos terroristas y esencialmente cedan territorio y concedan impunidad a las bandas narcotraficantes como parte de su muy controvertido programa “Paz Total”, Petro se ha convertido en un amigo tácito de los narcotraficantes.

La exsenadora colombiana Ingrid Betancourt dijo que Petro “financió su campaña presidencial con dinero del narco” y utilizó la “Paz Total” para permitir que “la guerrilla se apoderara del territorio colombiano”.

La reciente declaración de Petro de que la compañía petrolera pública y privada de Colombia, Ecopetrol, se convertiría en socia de la compañía petrolera estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA), una de las peores contaminadoras ambientales del mundo, provocó conmociones en toda Colombia y el mundo. Ecopetrol es un importante empleador y generador de riqueza de la economía colombiana con un sólido plan de transición energética a largo plazo y un historial de gestión exitosa.

La idea de asociarse con PDVSA, un sistema que ha sido utilizado para malversar fondos, con una infraestructura decrépita, propiedad de una dictadura corrupta e incompetente, no sólo es un insulto a la gestión de Ecopetrol sino que envía un mensaje impactante sobre el futuro económico de Colombia si Petro y sus compinches continúan en poder.

Tras el salvaje ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre, Petro no condenó a Hamás. En cambio, acusó a Israel de genocidio y amenazó con poner fin a las relaciones con ese país. Israel respondió interrumpiendo sus exportaciones a Colombia. De manera similar, Petro nunca condenó a Vladimir Putin por su ataque brutal, no provocado y continuo contra Ucrania.

Petro ha estado tejiendo su red de propaganda hacia Estados Unidos y jugando a favor de ambos lados de la división ideológica, pero es incapaz de ocultar su odio hacia Estados Unidos y los valores occidentales. Estados Unidos debería presionar a Petro con todas las herramientas de negociación posibles para que utilice sus relaciones en la región para lograr un rápido cambio de régimen en Venezuela. Si procede con una asociación petrolera entre Colombia y Venezuela, Estados Unidos debería dejar en claro que se le impondrán sanciones relacionadas con el petróleo venezolano a él y a Colombia.

LEA TAMBIÉN: Gustavo Petro pone en riesgo las relaciones con uno de los más grandes aliados de Colombia tras el impasse con Israel

Si Petro continúa desafiando a Estados Unidos y apoyando a Nicolás Maduro y a los representantes terroristas de Irán en la región, Colombia debería perder su condición de importante aliado fuera de la OTAN.

Estados Unidos no debería adoptar relaciones militares estratégicas con presidentes que apoyan el crimen ilícito, el narcotráfico, el encarcelamiento político y las ejecuciones extrajudiciales. Estados Unidos e Israel ya no pueden pretender que un amigo de las organizaciones terroristas sea en ningún sentido un aliado.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Chavismo colombiano o similares.
Últimas Noticias: