Análisis

ANÁLISIS: Nicolás Maduro se une a la gran estafa climática

233 Vistas
ANÁLISIS: Nicolás Maduro se une a la gran estafa climática

El dictador venezolano quiere que el mundo rico le pague por el daño ambiental que su mismo régimen ha causado.

Mary Anastasia O’Grady | Wall Street Journal

El dictador venezolano Nicolás Maduro se presentó la semana pasada en la cumbre anual de las Naciones Unidas sobre el clima, celebrada en el balneario egipcio de Sharm El-Sheikh. Allí estuvo culpando al capitalismo de la degradación del medio ambiente en el mundo en desarrollo. Naturalmente, la solución de Maduro es que los países ricos entreguen dinero a los pobres, como el suyo.

Es tentador descartar la 27ª Conferencia de las Partes, o COP27, como poco más que una convención internacional de bolsas de gas tipo John Kerry soltando aire caliente. No es bueno para el marcador de emisiones del mundo, pero por lo demás carece de sentido.

Sin embargo, los que se ganan la vida en el mundo desarrollado podrían prestar atención. Maduro, que es un contaminador atroz, está pidiendo a la ONU que le ayude a él y a sus compañeros socialistas de Colombia y Brasil a robar su bolsillo en nombre del medio ambiente. Como dijo en comentarios a los periodistas a su llegada a Egipto, quiere que las naciones «poderosas» se comprometan con un plan «para financiar la recuperación del Amazonas».

Maduro ya había abandonado la reunión de estafadores mundiales cuando el presidente Biden -que quiere que Estados Unidos compre petróleo venezolano- llegó el viernes. Sin embargo, un vídeo que circula en las redes sociales muestra a Kerry estrechando la mano y conversando amablemente, a través de un traductor, con el venezolano a principios de la semana.

El presidente francés, Emmanuel Macron, no sólo saludó calurosamente a Maduro, sino que charló brevemente con él sobre el interés de Francia en ayudar a la región. El Sr. Macron salió con cara de poca cosa y, francamente, de tonto.

Si las vidas humanas le importan a la comunidad internacional, Maduro debería ser excluido de sus reuniones. Bajo su mandato, los disidentes son encarcelados en mazmorras, los estudiantes que protestan son golpeados y a veces asesinados, y los suministros de alimentos, controlados por el gobierno, se utilizan como arma política.

Un informe de derechos humanos de la ONU publicado en julio de 2019 encontró que los detenidos fueron sometidos a tortura, incluyendo «asfixia, descargas eléctricas, huesos rotos, ser colgados por sus extremidades y ser obligados a pasar horas de rodillas.» A menudo se les niega la atención médica, decía.

LEA TAMBIÉN: Más de US$3 millones gastó Maduro en la comitiva de su viaje a la cumbre medioambiental en Egipto

En marzo de 2020, el Departamento de Justicia acusó a Maduro y a otros 14 funcionarios venezolanos de alto rango, actuales y anteriores, de haberse «asociado con las FARC para utilizar la cocaína como arma para «inundar» los Estados Unidos.

Sin embargo, el gángster venezolano se paseó por la COP27 con un aire de legitimidad. Esto fue aún más sorprendente porque la criminalidad de Maduro se extiende al medio ambiente.

En el Parque Nacional de Canaima, designado Patrimonio de la Humanidad, la minería está prohibida, al igual que en todos los parques nacionales de Venezuela. Sin embargo, según el Informe 2022 de World Heritage Watch, el régimen de Maduro está promoviendo la extracción de recursos allí, «en el marco de una política estratégica conocida como el Arco Minero del Orinoco».

Las operaciones mineras, dice el informe, utilizan mercurio venenoso «durante la trituración, molienda y lavado del mineral de oro». Y añade: «El lavado con mercurio es la etapa más contaminante, ya que más del 90% del mismo termina liberado directamente al suelo». El informe estima que «el efecto de arrastre y la acumulación de mercurio en las masas de agua pueden alcanzar distancias de hasta 120 km desde el lugar de utilización».

Las comunidades, la fauna, el suelo y el ecosistema en general de toda la zona se ven afectados. También el resto de la nación. Los efectos de la explotación minera «ponen en grave peligro el funcionamiento de la central hidroeléctrica de Guri, el principal proveedor de electricidad para la mayor parte del país», ya que «los sedimentos provocan una disminución del caudal de entrada y tienen un alto poder erosivo sobre las palas y otros componentes de las turbinas hidroeléctricas».

Esto suena francamente mal. Pero con la empresa estatal de petróleo y gas natural -conocida por sus siglas como PDVSA- en ruinas y los precios de la energía fuera de su pico hasta este año, el oro se ha convertido en una nueva fuente de ingresos y en una forma de blanquear las ganancias del narcotráfico. Lejos de intentar detener a los grupos mineros criminales del Orinoco que utilizan mercurio y destruyen el medio ambiente, el régimen de Maduro -que asumió el poder en 2013- los ha alentado.

El desastre ambiental es el sello del socialismo venezolano. Los residentes queman cada vez más su basura doméstica o la dejan en la vía pública. Los roedores y la insalubridad proliferan. Los sistemas de tratamiento de aguas se han colapsado, enviando las aguas residuales a los arroyos, ríos y al mar.

El otrora bello lago de Maracaibo es un vertedero de basura y aguas no tratadas. Hugo Chávez empeoró las cosas en mayo de 2009 cuando expropió 76 empresas de transporte y servicios petroleros (¡sí, capitalistas!) que hacían trabajos en el lago. Desde entonces, las tuberías bajo el agua se rompen, gotean y derraman cada vez más, ennegreciendo el lago, matando a los peces y produciendo un miasma de petróleo.

Si la ONU quiere que se tomen en serio sus confabulaciones medioambientales, debería desinvitar a payasos como Maduro.

Publicado originalmente por el Wall Street Journal, con el título ‘Venezuela Joins the Great Climate Con‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de COP27 o similares.
Últimas Noticias: