Análisis

ANÁLISIS: La alianza del marxismo norteamericano con Nicolás Maduro

374 Vistas
ANÁLISIS: La alianza del marxismo norteamericano con Nicolás Maduro

Los marxistas estadounidenses y venezolanos son aliados no a pesar del sistema represivo de Venezuela, sino porque ambos están de acuerdo en la planificación central, pase lo que pase.

Mike Gonzalez* | The Heritage Foundation

Los socialistas estadounidenses, que durante mucho tiempo apoyaron a la despiadada dictadura en Venezuela, parecen estar ayudándola a agregar el feminismo y los temas LGTBQ+ a su larga lista de tropos marxistas, probablemente con la esperanza de ganarse el favor de la muy progresista administración de Biden-Harris.

Si está ayudando a Caracas es otro tema. Si bien es cierto que la administración se acercó recientemente al régimen de Nicolás Maduro e hizo concesiones, la línea oficial es que las conversaciones actuales entre Washington y Caracas están destinadas a alejar a Maduro de Vladimir Putin y aumentar la producción de petróleo de Venezuela, para ayudar a la administración mordida por serpientes a desviar los altos precios del petróleo a EEUU. El recado de un tonto.

La administración Biden-Harris se ha esforzado tanto por apaciguar a la extrema izquierda del Partido Demócrata que seguramente no puede permanecer insensible a los esfuerzos de los Socialistas Democráticos de Estados Unidos para presentar a la dictadura de Maduro como el campeón de las causas que a menudo utiliza la izquierda estadounidense frente de una lucha revolucionaria más profunda.

Solo hay que ver cómo la DSA y el izquierdista Code Pink están organizando una gira por ocho ciudades importantes de Estados Unidos, incluidas Nueva York y Washington, D.C., con feministas venezolanas enviadas por el régimen de Maduro para alegar que las sanciones estadounidenses perjudican a las mujeres venezolanas. Los venezolanos que han escapado han estado realizando protestas contra estas mujeres, quienes por supuesto deberían ser detenidas por Estados Unidos por vínculos con narcoterroristas, aunque es dudoso que lo hagan.

Y durante el último año, como podemos ver en este anuncio de Facebook que muestra a feministas y transexuales llamando a Nicolás Maduro y a su antecesor Hugo Chávez “nuestros presidentes feministas”, el régimen de Maduro ha comenzado a vociferar sobre asuntos LGTBQ+ y feministas que antes había ignorado. Hace unas semanas, el régimen permitió pintar las ciclovías con el color de la bandera del arcoíris LGTBQ+.

Después de años de actitudes homofóbicas no disimuladas, el nuevo giro hacia los temas favorecidos por los marxistas estadounidenses parece coincidir con una visita de una delegación de DSA a Caracas en julio pasado. El nuevo énfasis ha sorprendido a algunos observadores, como los editores de Politico, que publicaron un artículo largo y ampliamente citado sobre el desarrollo.

El escritor del artículo de Politico pareció experimentar cierta disonancia cognitiva sobre la visita de DSA. Describió lo que el régimen de Maduro está haciendo como “lavado de manos”. Pero las cómodas relaciones entre los marxistas estadounidenses y los marxistas chavistas no sorprenden a los observadores venezolanos.

LEA TAMBIÉN: INFORME: La operación de la izquierda millenial de EEUU para lavar la imagen a Nicolás Maduro

A pesar de llevar su economía al suelo y someter a su gente a la represión política, con más de 300 presos políticos conocidos públicamente (incluidos al menos ocho estadounidenses), Maduro y su predecesor Hugo Chávez siempre han sido los mimados de la izquierda estadounidense.

Para actores como Danny Glover y Sean Penn, y los directores Michael Moore y Oliver Stone, Caracas se convirtió en la meca que la Costa Azul fue para los actores de Hollywood de las décadas de 1950 y 1960. Las peregrinaciones a Venezuela le mostraron al mundo que te preocupas por la «justicia social», ya que los fanáticos ignoraron el terrible historial de derechos humanos del país.

Y las conexiones con nuestros marxistas son más profundas que solo actores que señalan virtudes. El amigo del presidente Obama, Bill Ayers, ex miembro del extinto grupo terrorista Weather Underground, también visitó Venezuela en 2005 y elogió efusivamente cómo Chávez utilizó el sistema educativo para adoctrinar a los niños pequeños. (Ayers nunca expresó arrepentimiento por sus acciones y, sin embargo, de alguna manera ahora se lo considera un «reformador de la educación»).

Por si fuera poco, el ex terrorista dejó en Caracas, como traductor de Chávez, al hijo adoptivo que crió, Chesa Boudin. Boudin, un funcionario deshonesto elegido fiscal de distrito de San Francisco con el apoyo de George Soros, entró y salió de Caracas a lo largo de la década de 2000. Debido al aumento de la delincuencia en San Francisco desde que asumió el cargo en 2020, perdió una elección revocatoria reciente.

Lo mismo ocurre con Black Lives Matter, cuyos fundadores han sido durante mucho tiempo aliados de Chávez y, desde su muerte en 2013, de su sucesor, Maduro. El primero de la lista ha sido la cofundadora de BLM, Opal Tometi, la más internacional de las arquitectas de BLM. Se autodenominó “observadora electoral” en las elecciones de 2015 en ese país.

El liderazgo de BLM, con Tometi al frente, invitó a Maduro a Harlem para hablar con más de 200 activistas de izquierda en 2015. Poco después, escribió un manifiesto que fue escalofriante por presentar la situación venezolana en términos raciales, por criticar a la oposición como colonos blancos, y por su elogio de la “democracia participativa”, una herramienta de la izquierda para reemplazar los frenos y contrapesos de la democracia representativa e introducir el control político central. El manifiesto dice en parte:

«En estos últimos 17 años, hemos sido testigos de cómo la Revolución Bolivariana defendió la democracia participativa y construyó un sistema electoral justo y transparente reconocido como uno de los mejores del mundo, un proceso democrático que ha defendido los derechos de los afrodescendientes y otras personas oprimidas dentro de Venezuela y en todo el mundo. (…) Rechazamos la hipocresía de la élite venezolana, que como los colonos en todas partes, se aferra a su privilegio blanco hasta el punto de linchar incluso a los afrodescendientes».

Nicolás Maduro le devolvió el favor al invitar a BLM a ser parte del Foro de Saõ Paulo, la agrupación regional latinoamericana de países marxistas y actores no estatales, cuando se reunió en la izquierdista St. Stephen and the Incarnation Episcopal Church en D.C. el 17 de junio del 2017. Allí BLM participó junto a otros grupos marxistas como los Socialistas Democráticos de América, el Partido Comunista de EEUU, CISPES, etc.

Entonces, absolutamente nadie que preste atención al nexo en ciernes entre los marxistas estadounidenses y venezolanos debería sorprenderse de que la DSA ahora esté ayudando a Nicolás Maduro. Nuestros marxistas y sus marxistas son aliados no a pesar del sistema represivo de Venezuela sino porque ambos están de acuerdo en la planificación central, pase lo que pase.

* González es miembro sénior de Ángeles T. Arredondo E Pluribus Unum en The Heritage Foundation.

Este artículo fue publicado por The Heritage Foundation, con el título ‘Nicolas the woke‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de BLM o similares.
Últimas Noticias: