Actualidad

FORBES: La recuperación de PDVSA pasa por un cambio del liderazgo chavista

5 views
FORBES: La recuperación de PDVSA pasa por un cambio del liderazgo chavista

Un artículo publicado en Forbes detalla todas las posibilidades que le esperan a Venezuela en el sector energético, si tan sólo cambian sus líderes políticos.

Redacción | Primer Informe

A medida que el mundo de la energía se ajusta a la idea, al menos teóricamente, de volverse menos dependiente del petróleo, una de las muchas piezas desconocidas es cómo afectará a un país rico en petróleo como Venezuela.

El angustiado país sudamericano juega un gran papel en la saga energética mundial: posee una de las mayores reservas de petróleo del mundo y, hasta los últimos dos años, era un importante proveedor de petróleo para las refinerías estadounidenses.

Esta capacidad de vender su petróleo a un mercado importante lo convirtió una vez en uno de los países más ricos de América del Sur. Todo centrado en una producción de petróleo de más de 3.4 millones de barriles por día (bpd).

Esta historia podría permitir a Venezuela reabrir su sector energético al mundo de las inversiones, atrayendo potencialmente miles de millones de dólares. Pero sólo si hay cambio del liderazgo.

“La apertura del sector petrolero de Venezuela podría representar para las empresas estadounidenses importantes oportunidades de inversión. Incluso mayores que las reformas energéticas más recientes en la región, si la democracia y el estado de derecho regresan al país”, dijo Julián Cárdenas, profesor de derecho energético en la Universidad de Houston. Cárdenas también es director del directorio de la compañía energética venezolana PDVSA Ad Hoc, y supervisa la protección de los activos de PDVSA en el exterior.

El liderazgo opositor en Venezuela identifican abiertamente a la industria petrolera como su mejor oportunidad para reparar el país, en caso de que lleguen al poder. Es una elección aparentemente natural financiar la enorme infraestructura que se necesitará después de décadas de abandono.

De hecho, el fracaso anterior de Venezuela para distribuir la riqueza petrolera es lo que abrió las puertas del poder al líder socialista Hugo Chávez. Este en una demostración pública expulsó a muchos de sus experimentados ingenieros petroleros y reafirmó el control estatal del sector.

Su sucesor, el presidente Nicolás Maduro, continúa ejerciendo el control. Aparentemente, tiene más control del país que nunca, y recientemente logró llenar el Congreso venezolano de partidarios cuidadosamente seleccionados.

LEA TAMBIÉN: El petróleo venezolano e iraní que genera zozobra en las costas de Asia

Deterioro económico

Mientras tanto, la situación económica se está deteriorando.

“Si bien puede parecer que Maduro tiene el control, en los últimos ocho años, todos sus planes para generar crecimiento económico han fracasado, creando no solo el éxodo de venezolanos sino también corporaciones que han decidido abandonar el país”, dijo Cárdenas.

La producción de petróleo ha estado cayendo durante las últimas dos décadas, como resultado del liderazgo inexperto y a menudo corrupto y una escasez de dólares de inversión. El país que una vez ganó $ 90 mil millones al año de las exportaciones de petróleo ahora solo genera alrededor de $ 2,3 mil millones.

La decisión de Estados Unidos en 2019 de imponer sanciones a las exportaciones de Venezuela ha empeorado la situación.

El petróleo representa alrededor del 99 por ciento del valor de sus exportaciones. Y hasta hace poco, la mayor parte se destinaba a Estados Unidos, que compraba unos 800.000 barriles por día (bpd). Para 2021, la cantidad se redujo a menos de 400.000 bpd. En cambio Rusia, China, Irán y Cuba, han tomado el lugar de Estados Unidos como los principales consumidores de la reducida producción de petróleo venezolano.

Biden entra a escena

En este punto, Venezuela tiene actualmente un nivel de vida más bajo que Haití. Según la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 5,4 millones de venezolanos han huido a países vecinos desde 2015. Actualmente, los venezolanos son el grupo más grande de solicitantes de asilo en los EEUU.

Una de las grandes preguntas para la administración Biden es cómo avanzar con Venezuela, ya que equilibra sus propios objetivos de política energética y de inmigración. Expertos como Cárdenas dicen que las sanciones están teniendo un impacto, pero no necesariamente son suficientes para un cambio de régimen.

El liderazgo venezolano ha aceptado participar en las negociaciones que ahora se están llevando a cabo en la Ciudad de México, buscando poner fin a su crisis económica, pero vago sobre cuánto está dispuesto a ceder a cambio. El gobierno de Biden ha dejado en claro que sin concesiones del régimen de Maduro para elecciones libres, las sanciones seguirán siendo las mismas.

Hasta la fecha, el enfoque de Biden ha sido continuar el enfoque de exenciones de la administración Trump para algunas compañías de energía que ya operan en Venezuela.

Esta flexión de las reglas está diseñada para mantener la huella de EEUU, aunque sea básica en este punto, en el sector energético venezolano, sin duda a la espera de que se produzca un cambio en el liderazgo.

«En este caso, permitir que las empresas estadounidenses mantengan operaciones mínimas en Venezuela ha sido parte de la estrategia de política exterior de Estados Unidos. Después de todos estos esfuerzos, Estados Unidos no está dispuesto a dejar el país a los chinos o rusos», dijo Cárdenas.

Es una estrategia que tiene la mirada puesta en el futuro, tratando de correr el tiempo hasta que una nueva administración esté a cargo de Venezuela.

LEA TAMBIÉN: En una oscura operación PDVSA pierde $260 millones intentado canjear petróleo por alimentos

Maromas de Maduro

Una de las grandes preguntas para Estados Unidos es si las sanciones actuales realmente están empujando a la administración de Maduro hacia un cambio.

El gobierno de Maduro ya ha hecho algunas pequeñas concesiones en un esfuerzo por evitar el colapso económico, con la esperanza de atraer inversiones internacionales muy necesarias.

“Venezuela se convertirá en la tierra de las oportunidades”, dijo Maduro en una entrevista de junio de 2021 con Bloomberg Television. «Estoy invitando a inversores estadounidenses para que no se queden atrás».

Sin embargo, no es probable que los mercados petroleros sean receptivos de inmediato a reinvertir en Venezuela. Los últimos dos años han demostrado que incluso las refinerías de la Costa del Golfo pueden arreglárselas bastante bien sin el pesado crudo venezolano para el que fueron diseñadas.

Y mientras Maduro está hablando de reformas que le permitan seguir gobernando el país, otros involucrados en las conversaciones están presionando para que se realicen elecciones que podrían traer un nuevo liderazgo.

Si esto sucediera, el país podría cambiar su dirección económica rápidamente. Ya ha tenido que hacer tanto a principios del siglo XX como a finales de los 90.

Por ejemplo, si se da la inversión necesaria, Venezuela podría aumentar la producción a 2,6 millones de bpd en los próximos diez años, según una estimación de IPD Latin America, una firma consultora.

Sin embargo, incluso si Venezuela obtiene un nuevo liderazgo, todavía tiene muchos obstáculos por delante para persuadir a la inversión en energía para que regrese.

Extra pesado

Parte del petróleo venezolano es pesado y costoso de procesar, y las grandes empresas se están haciendo responsables de su huella de carbono. Y si bien la demanda de energía está creciendo nuevamente, hay un alejamiento de los combustibles fósiles que hará que importarlos sea menos atractivo.

Las empresas, a su vez, han dicho lo que necesitarán para regresar a Venezuela: el fin de las sanciones estadounidenses, estabilidad política, reglas predecibles y ejecutables. Nada de eso parece posible sin que Maduro acepte celebrar elecciones democráticas libres.

Venezuela también enfrenta la competencia de otras oportunidades, incluso bajo un nuevo régimen.

Los costos y riesgos de extraer petróleo en Venezuela significan que tendrá que ofrecer precios más bajos para hacer atractiva dicha inversión.

Y esta estrategia para rescatar a Venezuela a través de su petróleo vendría cuando el resto del mundo está hablando de cómo quemar menos. De hecho, tanto la francesa Total como la noruega Equinor anunciaron recientemente que venderán sus participaciones en un proyecto venezolano para reducir su huella de carbono.

A medida que la actual administración venezolana enfrenta una creciente presión para descarbonizar, podría ayudar a inclinar la balanza para marcar el comienzo de una nueva forma de hacer negocios en Venezuela.

Este artículo se publicó originalmente en Forbes, bajo el título ‘Venezuela Energy Sector To Rebound — If Leadership Changes’.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de crisis petrolera o similares.
Últimas Noticias: