Actualidad

«Fat Leonard» fue convencido de que sería liberado en Venezuela antes de ser extraditado a Estados Unidos

460 views
«Fat Leonard» fue convencido de que sería liberado en Venezuela antes de ser extraditado a Estados Unidos

Funcionarios venezolanos engañaron a Francis para que no impugnara legalmente su transferencia nuevamente a la custodia de EEUU como parte del intercambio de prisioneros que los dos países negociaron en secreto durante los últimos meses.

Redacción | Primer Informe

Fat Leonard, el célebre estafador y fugitivo de la justicia estadounidense, al final quedó atrapado.

Tan recientemente como el lunes, Leonard Glenn Francis pensó que estaba a punto de obtener su libertad permanente después de 15 meses de intentar dejar atrás a los funcionarios estadounidenses, según el abogado de Francis y otras personas que han estado en contacto con él. Le envió un mensaje de texto a su madre desde una prisión de Caracas para informarle que los funcionarios venezolanos habían prometido liberarlo de la custodia para recibir tratamiento médico y que esperaba obtener su libertad total para fin de año.

De hecho, todo fue una artimaña urdida por funcionarios de seguridad venezolanos para que Francis no impugnara legalmente su transferencia nuevamente a la custodia de Estados Unidos como parte de un intercambio de prisioneros más amplio que los dos países negociaron en secreto durante los últimos meses.

El miércoles, en lugar de salir libre, funcionarios venezolanos metieron a Francis, de 59 años, en un pequeño avión y lo llevaron desde Caracas a la pequeña isla caribeña de Canouan, parte de San Vicente y las Granadinas. Allí, junto con 10 estadounidenses que habían estado prisioneros en Venezuela, fue entregado a funcionarios estadounidenses a cambio de Álex Saab, un diplomático venezolano que había estado enfrentando cargos de lavado de dinero en Florida, según organizaciones de noticias de San Vicente.

Las autoridades estadounidenses transportaron a Francis a Miami, donde permaneció encerrado en una prisión federal el jueves, según un portavoz de la Oficina de Prisiones. En los próximos días, se espera que el contratista de defensa de Malasia sea trasladado a San Diego para que finalmente pueda ser sentenciado (nueve años después de que se declaró culpable de cargos federales de soborno y fraude) por planear el caso de corrupción más extenso en la historia militar de Estados Unidos.

Su recaptura marca el final de una odisea de 15 meses en la que engañó a los funcionarios federales haciéndoles creer que tenía una enfermedad terminal, escapó de la detención domiciliaria federal en San Diego y huyó a México, Cuba y finalmente Venezuela, todo con la esperanza de obtener refugio en un país que no lo extraditaría a los Estados Unidos.

Francis había dicho a familiares y otros confidentes en los últimos días que era optimista de que sería liberado inminentemente de la custodia venezolana y se le otorgaría la libertad después de un largo intento por obtener asilo allí.

“Esperando un resultado positivo antes de que termine el año”, escribió el lunes en un mensaje de texto a Sarah Macdonald, periodista y cineasta británica que está produciendo un documental sobre cómo Francis sobornó a decenas de oficiales de la Marina estadounidense mientras defraudaba al Pentágono en aproximadamente 50 millones de dólares. Ella compartió el intercambio de mensajes de texto con The Washington Post.

Cuando Macdonald le preguntó si se refería a que estaba a punto de salir de prisión, respondió: «Veamos en 12 días 😊».

Francisco envió mensajes similares el lunes a su madre en Kuala Lumpur, según una persona en contacto con su familia en Malasia.

LEA TAMBIÉN: ‘Fat Leonard’ podría ser la próxima moneda de cambio de Maduro a EEUU

Marco Rodríguez-Acosta, un abogado venezolano que representa a Francis, dijo que su cliente cambió repentinamente de opinión en las últimas semanas sobre su estrategia legal para ganar su libertad. El abogado dijo que Francis le ordenó el mes pasado que abandonara los esfuerzos planeados desde hacía mucho tiempo para presentar una petición legal para su liberación de la custodia venezolana, aparentemente porque alguien lo había convencido de que estaba a punto de ser liberado a través de canales informales.

“Estoy convencido de que fue engañado”, dijo Rodríguez-Acosta.

Dijo que los funcionarios venezolanos no le notificaron legalmente a él ni a Francis sobre la transferencia pendiente del fugitivo ni le dieron la oportunidad de impugnarla ante los tribunales. Rodríguez-Acosta calificó el resultado como “un duro golpe para quienes todavía confían en la independencia de poderes”.

Francis era el propietario de Glenn Defense Marine Asia, un contratista de defensa con sede en Singapur que reabastecía a los buques de guerra estadounidenses durante las escalas en puertos de Asia durante casi un cuarto de siglo. En enero de 2015, se declaró culpable de cargos federales de fraude y soborno.

Pero su sentencia se retrasó durante años porque aceptó cooperar con el Departamento de Justicia como parte de su acuerdo de culpabilidad y proporcionar pruebas incriminatorias contra cientos de oficiales de la Marina estadounidense a quienes prodigó con comidas caras, prostitutas y otros regalos.

Francis fue detenido por las autoridades venezolanas en Caracas en septiembre de 2022 mediante una notificación roja de Interpol, 16 días después de que escapó de su arresto domiciliario en San Diego cortándose un monitor GPS en el tobillo y huyendo a México.

Pero las autoridades estadounidenses no pudieron solicitar formalmente su extradición a Venezuela porque Washington no tiene relaciones diplomáticas con el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Como resultado, Francis permaneció en un limbo legal –y detenido en una prisión de Caracas– mientras su caso de asilo estaba estancado en los tribunales venezolanos.

A cambio de Francis y 10 estadounidenses que habían sido detenidos por el gobierno de Maduro, el presidente Biden acordó otorgar clemencia a Álex Saab, un aliado de Maduro que estaba esperando juicio en Miami por cargos federales de lavado de dinero. Saab, de 51 años, fue arrestado el año pasado en Cabo Verde mientras viajaba a Irán y luego extraditado a Estados Unidos.

El intercambio de prisioneros tuvo lugar el miércoles en la isla caribeña de Canouan, terreno neutral, dada la ausencia de relaciones diplomáticas formales entre Washington y el gobierno de Maduro, según Searchlight, un sitio de noticias que cubre San Vicente y las Granadinas.

Los funcionarios estadounidenses entregaron a Saab, quien luego regresó a Caracas para recibir una bienvenida de héroe y se reunió con Maduro en el palacio presidencial. Algunos de los prisioneros estadounidenses liberados fueron transportados desde Canouan a una base militar en San Antonio. Francis fue llevado en otro vuelo a Miami.

Información de The Washington Post.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Álex Saab o similares.
Últimas Noticias: