Actualidad

Así fue como un infociudadano se convirtió en el cerebro detrás del mayor canal de propaganda rusa

185 views
Así fue como un infociudadano se convirtió en el cerebro detrás del mayor canal de propaganda rusa

El éxito de «War on Fakes» pone de relieve cómo el ecosistema de propaganda rusa se basa en propagandistas ciudadanos que buscan oportunidades para forjar vínculos con el Kremlin que puedan aprovechar para trabajar en la televisión estatal o en empresas.

Redacción | Primer Informe

De todas las campañas de propaganda rusa en Internet en los primeros días de la guerra en Ucrania, ninguna tuvo más éxito que «War on Fakes» (Guerra contra las Noticias Falsas).

Creado el día en que los soldados rusos invadieron el país el pasado mes de febrero, el popular canal en Telegram de propaganda rusa, que afirma ofrecer una comprobación «objetiva» e «imparcial» de las noticias sobre la guerra, alcanzó medio millón de seguidores en sólo una semana, y pronto llegó a una media de 20 millones de visitas diarias. Durante el último año, su aluvión de acusaciones «verificadas» que apoyan las narrativas favorables al Kremlin, defienden las acciones del ejército ruso y eluden la responsabilidad por las atrocidades cometidas contra civiles ha sido ampliamente citado por las cuentas del gobierno ruso y los defensores del Kremlin. Pero se desconoce quién está detrás del popular canal pro-Kremlin.

Una nueva investigación de Logically, una empresa tecnológica con sede en el Reino Unido que rastrea la desinformación en Internet, afirma que la organización ha identificado al hombre que está detrás de «War on Fakes» como Timofey Vasiliev, un antiguo periodista ruso que ha trabajado con organizaciones vinculadas al Kremlin y que actualmente presenta un segmento en el canal de televisión estatal más popular de Rusia. Los investigadores descubrieron los vínculos de Vasiliev con el canal cuando los recientes cambios en el registro del sitio «War on Fakes» revelaron su nombre, número de teléfono y dirección de correo electrónico.

Una revisión de la carrera de Vasiliev indica que aparentemente ha trabajado para organizaciones de comunicación y medios vinculados al gobierno desde 2011. Vasiliev ha trabajado en varios puestos como «periodista ciudadano» para medios pro-Kremlin, incluyendo supuestamente informar sobre operaciones militares rusas desde Siria y Crimea. También trabajó en ANO Dialog, una organización rusa sin ánimo de lucro que se autodenominaba «empresa estatal de TI de alta tecnología», que trabajaba en asociaciones con el gobierno ruso centradas en la gestión de redes sociales, publicidad dirigida, marketing de contenidos y comunicaciones de crisis, según la revisión de Logically.

En 2021, Vasiliev se había autoproclamado experto en verificación de hechos y redes sociales. En septiembre, habló sobre los peligros de la desinformación en línea para la salud de las personas durante la pandemia de COVID-19 en una conferencia organizada por la fundación estatal Roscongress. En ocasiones, «War on Fakes» citó a Vasiliev como experto, como en una verificación de hechos del 18 de agosto del año pasado en la que afirmaba desmentir los informes ucranianos de que Rusia había colocado equipos y munición en la sala de máquinas de la central nuclear de Zaporizhzhia.

El éxito de «War on Fakes» pone de relieve cómo el ecosistema de desinformación ruso se basa en propagandistas ciudadanos que buscan oportunidades para forjar vínculos con el Kremlin que puedan aprovechar para trabajar en la televisión estatal o en empresas. El informe de Logically en el que se identifica al propietario de «War on Fakes» como Vasiliev también ilustra que estos medios de propaganda no requieren necesariamente el respaldo o la coordinación directa con las instituciones estatales.

Según Lukas Andriukaitis, experto en desinformación y propaganda rusa afincado en Lituania y miembro no residente del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, «el poder de los medios de comunicación estatales rusos ofrece muchas posibilidades a los ‘trolls’, guiados por intereses financieros, políticos o de influencia, o a idiotas útiles que creen realmente en su propia propaganda». «Estos propagandistas ciudadanos son la respuesta del Kremlin, o de las fuerzas pro-Kremlin, a los verificadores de hechos y analistas OSINT occidentales».

LEA TAMBIÉN: Revelan todo lo que hay detrás de las «fake news» de RT

«War on Fakes»

Vasiliev parece haber sabido cooptar los formatos occidentales de verificación de hechos para dar a su canal un aire de autenticidad. Establecido en Telegram, el campo de batalla digital clave de la guerra, «War on Fakes» creó rápidas contranarrativas que atraían tanto a seguidores prorrusos como a audiencias globales inclinadas a mostrarse escépticas ante las fuentes de noticias tradicionales. También creó canales en árabe, chino, inglés, francés, alemán y español, aunque la mayoría de los canales no rusos dejaron de publicar el verano pasado cuando no consiguieron aumentar el número de suscriptores. Los mensajes del canal de Telegram «War on Fakes» y el contenido de su sitio web pronto fueron compartidos regularmente por cuentas oficiales del gobierno ruso, incluido el Ministerio de Defensa y embajadas de todo el mundo, así como por personalidades de los medios de comunicación como Margarita Simonyan, redactora jefe de Russia Today.

Por ejemplo, el pasado mes de abril, cuando aparecieron pruebas de la muerte masiva de civiles en Bucha, el canal «War on Fakes» publicó un análisis escéptico. Afirmó falsamente que, después de que las fuerzas rusas abandonaran la zona en torno al 30 de marzo, los cadáveres fueron «colocados» para acusar a los rusos de matar a civiles, y publicó vídeos en los que se afirmaba que esos cadáveres se movían. Este post fue compartido por el Ministerio de Defensa ruso, que afirmó que era la prueba de una «campaña coordinada» de medios de comunicación extranjeros, y ampliamente difundido a partir de ahí, incluso por el director de cine estadounidense Oliver Stone. El canal también ha cuestionado con frecuencia la responsabilidad de Rusia en los bombardeos, compartiendo «pruebas» del armamento utilizado para culpar a Ucrania.

El objetivo de canales como War on Fakes no es convencer a grandes audiencias, sino sembrar la duda y hacer que parezca imposible saber qué ocurre realmente sobre el terreno, explica Andriukaitis a TIME. «Si crees en la propaganda rusa y las narrativas del Kremlin, buscarás activamente «hechos» en los que basar tus opiniones», afirma. «Y este tipo de página de ‘comprobación de hechos’ te ofrece precisamente eso».

A medida que el canal despegaba, Vasiliev ganaba más visibilidad, concediendo entrevistas como experto en desinformación. Desde agosto presenta un segmento llamado «Fake Control» en el programa de uno de los propagandistas más poderosos de Vladimir Putin, Vladimir Solovyov. Vasiliev aprovechó su nuevo protagonismo para lanzar otras empresas, como una red de donantes mensuales al ejército ruso que organiza viajes a la «Zona de Operaciones Especiales» en Ucrania, y un canal de Telegram donde emite noticias en directo.

«Toda la trayectoria de su carrera es interesante porque, en cierto modo, lo pinta como un oportunista», dice Kyle Walter, jefe de investigación de Logically. «Había hecho todas estas cosas en el pasado para llamar la atención de alguna manera, y luego simplemente se centró en el momento adecuado, con las conexiones adecuadas, y fue capaz de hacer que esta cuenta realmente explotara rápidamente».

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Desinformación o similares.
Últimas Noticias: